El pasado 23 de diciembre, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, encontró un ‘regalo’ en la entrada de su residencia en Los Ángeles, un paquete envuelto en papel de Navidad que contenía excrementos de caballo.

Antes de abrir la caja, Mnuchin llamó al escuadrón de bombas del Departamento de Policía de Los Ángeles para que éstos la revisaran. La sorpresa fue mayúscula, no solo por los excrementos, sino porque la caja contenía una nota dedicada a Trump y al secretario.

El «regalo» se lo hizo el psicólogo de L.A. Robby Strong, que quiso mostrar de esta forma al destinatario su rechazo al plan fiscal aprobado por los republicanos que Steve Mnuchin, en calidad de secretario del Tesoro, ayudó a formular junto al Donald Trump.

Además de enviar la caja, Strong publicó tres fotos en Facebook, en una de las cuales sale posando al lado de la caja llena de excrementos. Como confiesa el psicólogo, el estiércol lo «pidió prestado» para mostrar su opinión sobre éstas reformas. En otra de las imágenes publicadas se puede apreciar el contenido de la nota que iba incluida en el paquete: «Queridos señores Trump y Mnuchin, les estamos devolviendo su regalo de Navidad del plan tributario republicano porque es una completa porquería. Sinceramente, el pueblo estadounidense. PD. Besa a Donald por mi».

El plan de Trump, que fue firmado el pasado 22 de diciembre, pretende reducir la tasa de impuestos para las compañías en un 15%.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;