En el contexto de los ataques de los hutíes yemeníes, Arabia Saudí tiene la intención de fortalecer significativamente su defensa de misiles. Los principales candidatos para el papel del ‘paraguas’ son el sistema estadounidense THAAD (Terminal de Defensa Área a Gran Altitud) y el ruso S-400 Triumf.

El mayor alcance del S-400 contra la mayor altura del THAAD

El THAAD y el S-400 son competidores hasta cierto punto. El Triumf está destinado, principalmente, a destruir objetivos aerodinámicos: aviones, misiles de crucero, drones. El THAAD, a su vez, es un sistema diseñado para luchar contra los misiles balísticos de pequeño y mediano alcance.
El sistema estadounidense es capaz de destruir objetivos a unas alturas extremas —de unos 150-200 kilómetros- para los sistemas de defensa antiaérea convencionales. Mientras tanto, el misil antiaéreo más nuevo 40N6E del Triumf no alcanza más de 30 kilómetros de altura. Sin embargo, los analistas aseguran que la altura no es un elemento importante, especialmente cuando se trata de luchar contra misiles tácticos.

«En la defensa antimisiles, la destrucción de los objetivos no se realiza en el espacio, sino en las trayectorias de descenso», comentó a Sputnik el exvicecomandante de la Fuerza Aérea para el sistema de defensa unido de los países de la CEI (Comunidad de Estados Independientes), general teniente Aitech Bízhev.

Otra diferencia clave entre el sistema estadounidense y el ruso es la idea de su funcionamiento. Si el Triumf destruye el objetivo con fragmentos después de la explosión de la ojiva del proyectil cerca de la meta, el THAAD no lleva cabeza explosiva y depende de la energía cinética del impacto para destruir el objetivo. A pesar de la aparente complejidad de este sistema, los estadounidenses lograron buenos resultados durante las pruebas, al conseguir una probabilidad de 0,9 de destruir el blanco con un antimisil.

La principal ventaja del Triumf en el caso de su uso como sistema antimisiles es un rango superior. El alcance del proyectil 40N6E es de hasta 400 kilómetros, mientras que el del THAAD es de solo 200 kilómetros. A diferencia del S-400, que puede disparar a 360 grados, el THAAD cubre el sector de 90 grados horizontalmente y 60 en vertical. No obstante, el sistema estadounidense detecta mejor los objetivos con el radar AN/TPY-2 con un alcance de 1.000 kilómetros contra 600 kilómetros del Triumf.

Combinar lo incompatible

Arabia Saudí tiene la intención de basar su defensa antimisiles en dos sistemas completamente diferentes. Este enfoque puede parecer algo extraño, porque implica serios problemas de compatibilidad. Sin embargo, los expertos opinan que este contratiempo tiene solución.

«Estos dos sistemas no pueden controlarse en modo automático desde un solo puesto de mando, porque tienen unas matemáticas completamente diferentes, una lógica totalmente distinta, pero esto no excluye la posibilidad de su uso en combate por separado, puesto que pueden desplegarse en diferentes lugares para defender un objeto si se dividen sus tareas según alturas y sectores», comentó a Sputnik el analista militar Mijaíl Jodariónok.

Asimismo, Jodariónok opina que Arabia Saudí quiere adquirir ambos sistemas, puesto que el estadounidense puede contar con ciertas limitaciones que no le permiten actuar contra armas producidas en EEUU.
Mientras tanto, la diferencia más importante entre el THAAD y el Triumf es su precio. El costo de una batería de THAAD, que consta de seis lanzadores para ocho proyectiles interceptores cada uno, es de aproximadamente 2.300 millones de dólares. Otros 574 millones de dólares cuesta el radar innovador AN / TPY-2. El costo de una división de S-400 con ocho lanzadores para cuatro misiles es de aproximadamente 500 millones de dólares. El THAAD es casi seis veces más caro, pero sus ventajas no son obvias.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;