El dispositivo explosivo detonó en una sucursal de la cadena de supermercados Perekrestok en la segunda ciudad más grande de Rusia el 27 de diciembre, dejando al menos 13 personas heridas.

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) dijo el sábado que detuvo a la persona responsable de la explosión. El sospechoso ha sido entregado al Comité de Investigaciones para el interrogatorio.

Este desarrollo se produce tras los informes de que el grupo terrorista Daesh (ISIS) se atribuyó la responsabilidad del incidente. Los terroristas, sin embargo, no apoyaron los reclamos con ningún tipo de evidencia.

Antes de eso, el presidente ruso, Vladimir Putin, describió el incidente como un ataque terrorista, diciendo que el FSB debería tratar con terroristas dentro de la ley. El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo más tarde que la explosión no fue considerada como una falla de los servicios de inteligencia por parte de las autoridades.

Mientras tanto, el Comité de Investigaciones de Rusia ha dicho que «todas las versiones posibles de lo que sucedió» serían analizadas minuciosamente.
El jueves por la mañana, seis de las 13 personas heridas por la explosión fueron liberadas del hospital. El gobernador de San Petersburgo, Georgy Poltavchenko, dijo que cada víctima del incidente obtendrá 300,000 rublos en compensación.

También en diciembre, el FSB detuvo a un grupo de partidarios de Daesh que planeaban llevar a cabo una serie de explosiones en la ciudad, apuntando a sitios como la Catedral de Kazan.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ; ;