Irán afirma que las protestas en curso dentro del país son parte de una «guerra híbrida» emprendida por varios países extranjeros en su contra, informaron medios iraníes, citando al subjefe del Consejo Supremo de Seguridad Nacional.

Ali Shamkhani culpó a Estados Unidos, Gran Bretaña y Arabia Saudita por estar detrás de las protestas y orquestar campañas antigubernamentales en las redes sociales, para avivar las tensiones.

«De acuerdo con nuestro análisis, casi el 27 por ciento de los nuevos hashtags, dirigidos contra Irán, han sido generados por el gobierno saudí», dijo Shamkhani, agregando que la interferencia tenía como objetivo detener el progreso de Irán.

Las protestas terminarán «en varios días», dijo Shamkhani, citado por la agencia de noticias Tasnim.

Según los informes de los medios, al menos 20 personas han resultado muertas y muchas más heridas en las protestas callejeras masivas que tienen lugar en Teherán, Isfahan, Rasht, Masshad y varias otras ciudades importantes desde el 28 de diciembre de 2017.
Al explicar los disturbios populares, el presidente Hassan Rouhani citó problemas domésticos y provocaciones extranjeras. Otros países, mientras tanto, han afirmado que las protestas son causadas por problemas internos de Irán.

«Para lidiar con el éxito de Irán en varios campos, los enemigos han dicho abiertamente que trasladarían el problema a Teherán, que es su propio mensaje y no tiene nada que ver con nuestro análisis», dijo el presidente Rouhani.

«El pueblo iraní ha experimentado tales incidentes y también resolverá estos problemas menores», agregó.

Las protestas, las más grandes desde las controvertidas elecciones presidenciales de 2009, comenzaron en la ciudad de Mashhad, inicialmente contra las alzas de precios, el desempleo y la corrupción, pero desde entonces se han extendido a otras grandes ciudades en todo el país.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;