Spartak bombardeada por el ejército ucraniano

Al final de 2017, Estados Unidos intentó revivir el debate sobre el Donbass. El Departamento de Estado afirmó estar dispuesto a continuar las negociaciones sobre el tema de la entrega de la frontera entre las Repúblicas Populares de Donetsk y de Lugansk con Rusia (es decir, la capitulación de Rusia). Todo ello el mismo Kurt Volker que ya había anunciado que el derramamiento de sangre continuará en 2018 y que canta las mismas canciones de la época de Obama, como esa que dice que, en cuanto Rusia cumpla los acuerdos de Minsk y se retire de Donbass, posiblemente se levantarán las sanciones. Parte de las sanciones. Las sanciones más duras. Posiblemente. Si no, Estados Unidos utilizará una estrategia dirigida a incrementar los costes de la política del Kremlin en Ucrania. De hecho, Volker solo repite las exigencias del ultimátum de Obama.

No hace falta repetir que, si esta estrategia no funcionó en 2014, no va a funcionar ahora. El Kremlin afirma, con melancolía, que el fracaso de los acuerdos de Minsk ha sido la mayor decepción de 2017 y que no puede culparse a Moscú sino a Poroshenko. El Ministerio de Asuntos Exteriores afirmó también que el mismo Poroshenko expulsa a la RPD y la RPL de Ucrania y que el futuro de las Repúblicas lo determinará la población que vive allí.

PD. La “tregua de año nuevo”, como era de esperar, no se ha cumplido. Los ataques (aunque con una disminución en número e intensidad) no han desaparecido.

PD.2 Hay que destacar la declaración del líder de Osetia del Sur, que afirmó que Osetia del Sur se uniría a Rusia solo si lo hacían también la RPD y la RPL. Se trata de una clara pista de que, mientras la guerra en Ucrania continúe, Osetia del Sur seguirá actuando como una especie de mediador entre las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y la Federación Rusa a través del cual existen algunas conexiones abiertas que, por motivos evidentes, Rusia no está interesada en dar a conocer en estos momentos.

PD.3En la imagen, el hombre que hizo explotar un puesto de control en Stanitsa Luganskaya con un explosivo escondido en una jarra de miel.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;