El comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán, general Mohamad Ali Jafari, declaró que la «sedición de 2017» en el país ha terminado sin resultado para los manifestantes.

«Anuncio el fracaso de la sedición de 2017… Los manifestantes eran pocos y su número no superó los 15.000 en todo Irán», dijo Jafari citado por el portal de noticias de los Guardianes de la Revolución.

El general acusó a EEUU, Israel y Arabia Saudí de haber ordenado a los terroristas de Daesh (prohibido en Rusia y otros países) penetrar en el territorio de Irán.

«Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí ordenaron a Daesh penetrar en el territorio iraní para realizar actos subversivos», afirmó Jafari.
Las grandes ciudades iraníes, entre ellas Teherán, Mashhad (este), Isfahán (centro-norte) y Rasht (noreste), son desde el 28 de diciembre escenario de multitudinarias protestas sociales.

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, declaró que las protestas se deben a los problemas internos del país, pero que además fueron «instigadas por otros países».

Según los medios, al menos 20 personas perdieron la vida durante las protestas y unos 450 manifestantes fueron detenidos en los tres últimos días.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ;