La idea de reconocer todo el período en el que Ucrania formó parte de la ex Unión Soviética como período de ocupación es absurda, ya que revela completa ignorancia en lo que respecta al conocimiento de la historia, dijo el domingo el alto legislador ruso, Frants Klintesevich.

«La gente de la generación anterior no tomará esta carnada: recuerdan demasiado bien que en aquel entonces las personas en Ucrania vivían mejor, más rico que en Rusia. En realidad, podría decirse sobre todas las demás repúblicas soviéticas. Rusia estaba literalmente sacrificando sus intereses para garantizar un buen nivel de vida a las otras nacionalidades (de la Unión)», dijo a los periodistas Frants Klintesevich, el primer vicepresidente del comité de defensa y seguridad de la casa del parlamento superior del Consejo de la Federación de Rusia, al comentar sobre una iniciativa correspondiente presentada por el director del Instituto de Memoria Nacional de Ucrania, Vladimir Vyatrovich. «Entonces, ¿quién es el ocupante?»

Según el legislador ruso, la iniciativa de Vyatrovich de codificar por ley que la Ucrania actual es sucesora de la República Popular de Ucrania es incomprensible. «¿Quiere decir que Kiev quiere volver a las fronteras de entonces y casi la mitad?» Por cierto, Ucrania obtuvo esta mitad cuando era parte de la Unión Soviética. ¿Esto es lo que llaman una «ocupación»?.

Vyatrovich anteriormente presentó una iniciativa para reconocer el período de Ucrania como república soviética como un período de «ocupación» y aprobar leyes para declarar que la actual es la sucesora de la República Popular de Ucrania. Según Vyatrovich, Kiev debe tomar «medidas políticas y legislativas para seguir la sucesión de la condición de Estado de Ucrania desde 1917 hasta 1921 hasta la actualidad».

En mayo del 2015, Kiev adoptó una legislación de descomunización destinada a denunciar el régimen comunista y prohibir los símbolos soviéticos. La cruzada de descomunización requiere que todas las instalaciones que llevan los nombres de las figuras soviéticas sin importar su estado sean renombradas. También esta en la mira, cualquier cosa que mencione el comunismo, el poder soviético o sus instituciones se considera ilegal también.

Uno de los mayores alborotos últimamente fue impulsado por los miembros del parlamento ucraniano, cuando decidieron cambiar el nombre de la ciudad de Dnepropetrovsk a Dnepr y la ciudad de Kirovograd a Kropivnitsky. Según las autoridades ucranianas, 987 asentamientos han sido renombrados en todo el país.

En la práctica, en el curso de esta campaña, las nuevas autoridades están haciendo todo lo posible para deshacerse de todo lo que recuerda los tiempos soviéticos, pero también todo lo que recuerda los lazos entre Ucrania y Rusia. Por lo tanto, la avenida Moskovsky pasó a llamarse Avenida Bandera. Además, el Instituto de Memoria Nacional publicó la lista de 520 nombres históricos cuya actividad se encuentra bajo la legislación de descomunización.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;