El ataque de drones del 6 de enero no causó daños a las instalaciones militares rusas en Siria, ya que continúan operando como de costumbre, dijo el Ministerio de Defensa de Rusia en un comunicado el lunes.

«Las instalaciones militares rusas no informaron víctimas o daños a la propiedad. La base aérea rusa de Hmeymim y el centro logístico Tartus continúan operando según lo planeado», dijo el comunicado.

«Durante las horas de oscuridad, las instalaciones rusas de defensa aérea precisaron 13 blancos remotos desconocidos de pequeño tamaño acercándose a los instalaciones militares rusas. Diez drones de combate se acercaban a la base aérea Hmeymim de Rusia y tres más al centro logístico de Tartus», dijo el Ministerio de Defensa de Rusia.

Acorde con la afirmación, las decisiones tomadas por los insurgentes relacionadas con el ataque de drones contra las instalaciones rusas en Siria podrían haber sido recibidas de un país con un alto potencial tecnológico.

«Las soluciones de ingeniería utilizadas por los terroristas al atacar las instalaciones rusas en Siria podrían haber sido recibidas solo de un país con un alto potencial tecnológico para proporcionar navegación satelital y control remoto de disparos de explosivos fabricados por ellos mismos en lugares designados», dice el comunicado.

Los terroristas usaron dispositivos explosivos fabricados por ellos mismos que contenían explosivos fabricados en el extranjero, agregó el ministerio.

Fuente

Etiquetas: ; ;