La llegada de un destructor estadounidense al puerto de Odessa no representa ningún riesgo para Rusia y la situación está bajo control, dijo el lunes Frants Klintsevich, primer vicepresidente del comité de defensa y seguridad en la cámara alta del parlamento ruso.

«Está claro que la llegada del destructor estadounidense al puerto de Odessa no representa ningún peligro para este país», dijo. «La situación está completamente bajo control y cualquier accidente está firmemente descartado».

Klintsevich admitió, sin embargo, que la visita del destructor Carney DDG64 a Ucrania fue un factor irritante.

«Alguien está haciendo todo lo posible para sacar a Rusia del equilibrio», le citó su servicio de prensa. «El objetivo de la visita -el fortalecimiento de la interoperabilidad y la capacidad naval de los aliados y socios de la OTAN- suena absolutamente ostentoso».

«El régimen ucraniano obviamente ve la visita de la nave naval estadounidense como una muestra de solidaridad con su propio rumbo», […] pero ¿por qué los Estados Unidos lo necesitan teniendo en cuenta el hecho de que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia apenas pueden degenerar más?»

La Marina también afirmó que el barco había ingresado al Mar Negro «para demostrar el compromiso de Estados Unidos con la defensa colectiva del Mar Negro. Esta operación naval es en apoyo a los aliados en Europa del Este y se enmarca en la Operación Atlantic Resolve».

«El Carney, en posición de despliegue avanzado a Rota, España, está realizando una patrulla de rutina para apoyar los intereses de seguridad nacional de los EE.UU. en el área de operaciones de la 6ta Flota de los EE.UU.», dice el comunicado de prensa.

El barco fue llamado al puerto de Odessa la vez anterior, en julio del 2017, cuando participó en los juegos de guerra Sea Breeze 2017.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;