En medio de la probada injerencia de Estados Unidos en los asuntos de Irán, la visita del ministro de Relaciones Exteriores de ese Estado persa, Mohamad Javad Zarif, a esta capital parece hoy ocasión propicia para un diálogo muy oportuno.

Zarif se reunió aquí con su similar ruso, Serguei Lavrov, quien confirmó la contribución de Teherán a la estabilidad en la región levantina y al mantenimiento del régimen de no proliferación nuclear en esa zona.

Todo lo contrario opina la Casa Blanca, que erró al llevar al Consejo de Seguridad de la ONU el tema de las protestas contra el Gobierno, cuando en las ciudades iraníes miles de personas ya marchaban en respaldo al ejecutivo de es nación.

El intento tardío de Washington de internacionalizar el asunto de la presunta inestabilidad interna en Irán, cuyas autoridades investigan la injerencia extranjera en ellas, restó otro punto a la campaña contra Teherán que abre ahora el país norteño.

Para el presidente Donald Trump, el acuerdo global para una solución política al diferendo en torno al programa nuclear iraní fue un error y por ello hace todo lo posible para ‘demostrarlo’.

La prensa rusa se hizo eco de fuentes que se refieren a la preparación por Estados Unidos de un nuevo paquete de sanciones contra el país persa, bajo el frágil argumento de una represión política de la oposición interna iraní.

Rusia en todo momento llamó a evitar la injerencia externa en los asuntos de Irán y el encuentro de Lavrov y Zarif en esta urbe pareció confirmar esa posición.

Pero un asunto importante para Moscú y Teherán consiste en la preparación exitosa de un Congreso de Diálogo Nacional, en la sureña ciudad rusa de Sochi, con el auspicio, además, de Ankara.

Lavrov estima que la realización del citado congreso, donde no se requerirá exigencia alguna para la participación de todas las partes sirias, crearía condiciones que permitieran lograr un avance significativo en las pláticas sobre Siria en Ginebra.

El fin de la guerra en Siria es lo que menos podría desear en estos momentos Washington que, según denuncia el estado mayor ruso, crea otros grupos armados para justificar su presencia en el país levantino, bajo el pretexto del antiterrorismo.

Medios de prensa locales consideran que la inestabilidad en Siria permitió una triada de Rusia, Turquía e Irán nada conveniente para los planes de Estados Unidos en el Levante, sobre todo lo referido a reducir la influencia iraní.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;