Los cubanos conocen bien la literatura clásica, el ballet, el teatro y el cine ruso y les encanta, dijo a TASS el jueves el viceministro cubano de Cultura, Fernando Rojas.

«Desde la década de 1960 hasta la década de 1980, las relaciones culturales cubano-rusas se desarrollaron a un ritmo fantástico», dijo. «Las Semanas del Cine Soviético se celebraban regularmente en este país. Se publicaron muchas obras de literatura rusa y soviética y los artistas soviéticos llegaron con bastante frecuencia».

«Desafortunadamente, las relaciones culturales ruso-cubanas experimentaron una brusca reducción después de la desintegración de la URSS y hubo muy pocos intercambios culturales entre nuestros dos países desde 1991 hasta principios de los años 2000», dijo Rojas.

Los lazos culturales se restablecieron en el 2009 después de una visita a Rusia del primer ministro cubano, Raúl Castro. Las dos partes firmaron un importante acuerdo en el ámbito de la cultura en ese momento.

«En este momento, nuestras relaciones están en un nivel muy importante una vez más», dijo Rojas. «Mantenemos contacto permanente con el Ministerio de Cultura de Rusia. Cuba acoge las Semanas del Cine Ruso. Músicos y bailarines cubanos se presentan en toda Rusia, mientras que los artistas rusos vienen aquí».

Recordó varias giras interpretativas de su país realizadas por el coro de mayor audiencia del Monasterio Sretensky de Moscú y el Teatro Dramático Et Cetera que han tenido hacía Cuba en los últimos años.

La Habana acoge anualmente una feria internacional del libro, una de las más grandes del mundo. Es un evento importante para el negocio editorial en América Latina.

«En el 2010, Rusia fue un invitado de honor en la feria», recordó Rojas. «La delegación rusa trajo consigo libros electrónicos entonces y fue la primera vez que los lectores cubanos se familiarizaron con ellos».

Los editores rusos han estado asistiendo a la feria anualmente desde el 2010.

Rojas admitió que los lectores cubanos tienen una idea bastante vaga sobre la literatura rusa contemporánea, pero la feria del libro de La Habana ayuda a popularizarla también.

Como fue durante la era soviética, los cubanos están reiniciando los estudios del idioma ruso. «Definitivamente es mucho mejor leer a Pushkin, Tolstoy y Dostoyevsky en el original», dijo Rojas.

Dijo que Cuba y Rusia estaban considerando dos grandes proyectos culturales.

«Número uno, el proyecto comercial de una Casa de Cuba en Moscú está en discusión», dijo Rojas. «Este será un complejo cultural donde los actores cubanos podrían actuar. Pero todavía no tenemos acuerdos concretos».

El proyecto número dos prevé la inauguración en La Habana de una afiliación de la mundialmente famosa colección de arte ruso, el Museo Ruso de San Petersburgo. Rusia y Cuba firmaron un protocolo de intenciones hace varios años.

«Los cubanos conocen menos la pintura y escultura rusas y es por eso que la apertura de la afiliación del Museo Ruso tendrá significado para nosotros», dijo Rojas.

La primera semana del cine soviético se celebró en Cuba en 1960. Su programa incluía algunas películas históricas de la época, como ‘Cuando pasan las cigüeñas’ de Mikhail Kalatozov y ‘La Balada de un soldado’ de Grigory Chukhrai.

Largas filas de pie a las taquillas de las salas de cine donde se emitían películas soviéticas eran frecuentes durante la era soviética. Los espectadores solían tener una acalorada discusión sobre lo que habían visto después de la exhibiciones. Pero esta tradición desapareció después de la desintegración de la URSS.

Semanas de películas rusas en Cuba y películas cubanas en Rusia se reanudaron en el 2009 después de un intervalo de casi veinte años. El público cubano tuvo la oportunidad el año pasado de ver cinco películas rusas filmadas en los últimos años: «Anna Karenina-La historia de Vronsky’ de Karen Shakhnazarov,’El tigre blanco’-drama militar, también de Shakhnazarov,’La clase de corrección’ drama social de Iván Tverdovsky,’Un rompehielos’ película de catástrofe de Nikolai Khomeriki, y ‘Legenda No. 17’ superproducción de deporte de Nikolai Lebedev.

La sala de cine Illusion en Moscú celebra anualmente la semana de películas cubanas y siempre disfruta de un gran éxito, dijo Rojas, y agregó que un buen amigo suyo, el músico y productor Stas Namin presentó el documental ‘Una Cuba Real’ en La Habana el año pasado. Co-dirigió junto al cuatro veces ganador de los Premios Emmy, Jim Brown de los Estados Unidos.

«Tuvimos producciones conjuntas en los tiempos de la URSS, por ejemplo, ‘Soy Cuba’ (‘I Am Cuba’, 1964) de Mikhail Kalatozov y ahora tenemos una propuesta para reanudar esta cooperación», dijo Rojas.

También hizo hincapié en la transmisión de programas del canal RT por la televisión cubana como un factor importante.

Rojas mencionó el enorme daño causado a la cultura cubana por el embargo comercial de más de medio siglo impuesto por Estados Unidos contra este país.

«El daño causado por el bloqueo de los EE.UU. en la esfera de la cultura totalizó más de U$35 millones el año pasado, pero el embargo tiene un impacto mayor que el dinero porque levanta barreras para los intercambios culturales», dijo. «Los intérpretes cubanos prácticamente no tienen la oportunidad de ir a EE.UU. llegamos a un acuerdo con el centro de artes escénicas John Kennedy en Washington en una gran actuación que se celebrará allí en mayo, pero el problema es que no sabemos si nuestros actores podrán para obtener visas de los Estados Unidos».

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;