La composición de las fuerzas de paz de la ONU en el Donbass la deben determinar Kiev, Donetsk y Lugansk, declaró el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov.

«La composición nacional del contingente, conforme a nuestra propuesta y a la práctica de la ONU, la determinan las partes del conflicto, es decir, la composición hay que acordarla con Kiev, Donetsk y Lugansk», dijo durante su amplia rueda de prensa anual.

Lavrov recordó que la iniciativa rusa sobre misión de paz de la ONU para la seguridad de los observadores de la OSCE no se limita al despliegue de cascos azules a lo largo de la línea de separación en el Donbass.

«Nuestra propuesta prevé garantías de seguridad por la ONU para los observadores de la OSCE a donde quiera que vayan para realizar el patrullaje según su mandato», dijo.

En noviembre, el canciller ucraniano, Pavló Klimkin, anunció que Ucrania, EE.UU., Alemania y Francia prácticamente terminaron de redactar un proyecto conjunto de resolución de la ONU sobre las fuerzas de paz en el Donbasss, que presupone emplazar un contingente de 20.000 pacificadores internacionales en la región.

Según Kiev, la misión de paz debe desplazarse justo hasta la frontera con Rusia.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, expresó su apoyo al envío de los cascos azules a Ucrania siempre y cuando su misión consista en garantizar la seguridad de los observadores de la OSCE y no se extienda más allá de la línea de separación entre las tropas del Gobierno ucraniano y las milicias del Donbass.

Rusia presentó a principios de septiembre al Consejo de Seguridad de la ONU su proyecto de resolución sobre el despliegue de la misión de paz en el este de Ucrania.

Además el ministro de Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, llamó a dejar de interpretar la crisis ucraniana desde la óptica de la confrontación global entre Rusia y Occidente, lo cual permitiría eliminar el componente ideológico del conflicto y permitir la solución del problema.

«Es un tema al que otorgan artificialmente más importancia o le dan una mayor envergadura que la que merece al ser visto como piedra de afilar de la confrontación entre Rusia y Occidente, enfoque que considero erróneo y absolutamente politizado», expresó el canciller.

Lavrov explicó que si los países de Occidente «se apartasen de esta valoración, desde este prisma a través del cual tratan de analizar la crisis ucraniana, el punto de vista del enfrentamiento entre la Rusia ‘autoritaria’ y Occidente ‘liberal’ y se concentrasen en lugar de eso en lo que está escrito en los acuerdos de Minsk (…) la crisis ucraniana estuviese resuelta desde hace tiempo».

«Esto significaría que apartarse de la interpretación ideologizada de la situación —que supuestamente tiene una importancia global para las relaciones de Rusia y Occidente—simplemente permitiría a nuestros colegas occidentales dejar de apoyar la línea irreflexiva e imprudente de Kiev, encaminada a incumplir todos sus compromisos respecto a los acuerdos de Minsk», añadió.

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;