Los reclamos territoriales de otros estados y los intentos de los terroristas de ingresar al país son las principales amenazas fronterizas para Rusia, según un nuevo proyecto de decreto presidencial.

«Las principales amenazas a los intereses nacionales y la seguridad de Rusia en el área fronteriza son: los reclamos territoriales de varios estados extranjeros a Rusia, los intentos de penetración en el territorio de Rusia por parte de miembros de organizaciones terroristas y extremistas internacionales, [y] miembros de grupos armados ilegales; la presencia de focos de tensión sociopolítica y militar cerca de la frontera estatal rusa, [y] los riesgos de incidentes fronterizos asociados con ellos», dice el borrador del decreto, citado por Interfax.

El documento fue preparado por el Servicio Federal de Seguridad de Rusia-(FSB) para reemplazar la política fronteriza existente, que se introdujo en 1996. La longitud de las fronteras terrestres rusas es de 20,241 km (12,577 millas), y Rusia limita con más países que cualquier otra nación en el mundo (18, incluidas las Repúblicas de Osetia del Sur y Abjasia).

Según el proyecto de decreto, existen otros peligros en forma de problemas sociales, económicos, étnicos y religiosos, así como estados de ánimo separatistas entre las poblaciones de las zonas fronterizas. También existe el riesgo de expansión extranjera en algunos territorios fronterizos debido a su pobre desarrollo y baja población, agregó.

Otro problema es la criminalización de la población de la zona fronteriza, relacionada con la organización de la migración ilegal y el tráfico ilícito de armas y drogas, se lee en el documento. Alrededor de 22 toneladas de drogas fueron incautadas por agentes del orden en Rusia en 2016, y la mayoría de las sustancias ilegales producidas fuera del país, dijo el año pasado Nikolay Patrushev, jefe del Consejo de Seguridad de Rusia.

En vista de esas amenazas, los objetivos principales de la nueva política fronteriza rusa se designan en el proyecto de decreto como la identificación y neutralización de las amenazas a la integridad territorial de Rusia, la prevención de conflictos armados y los incidentes en las fronteras rusas, así como la provisión de condiciones cómodas para cruzar la frontera rusa para quienes lo hacen legalmente.

El documento también establece que Rusia no tiene reclamos territoriales a otros estados y al mismo tiempo rechaza cualquier reclamo en su territorio. El país acepta «la posibilidad de reorganizar la frontera estatal rusa sobre una base legal, teniendo en cuenta los intereses de las partes negociadoras, respetando los principios y normas generalmente reconocidos del derecho internacional y los tratados internacionales firmados por Rusia», dice el borrador.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;