Los diputados de la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania no consiguieron averiguar a dónde fueron a parar los impuestos destinados al gasto militar del país, informó el medio local Vesti.

Así, en verano de 2014, los ucranianos empezaron a destinar el 1,5% de sus salarios a gastos militares. En total, invirtieron cerca de 1.300 millones de dólares—88,5 millones en 2014, 318,5 millones en 2015, 403 millones en 2016 y 530 en 2017—en un fondo público creado para financiar la llamada operación anti-terrorista en el este de Ucrania.

Según declaró al medio el diputado Vitali Kuprii, «es imposible saber a dónde se fueron estos miles de millones. Se disuelven en el presupuesto estatal».

«He llevado a cabo una investigación y descubrí que el dinero ha pasado a través de un conjunto de empresas, lo cual significa que es un esquema creado por los propios altos funcionarios», explicó.

Al mismo tiempo, informó que Kiev no va a eliminar los impuestos militares, así que nadie sabrá nunca a dónde fue el dinero.

A su vez, el experto en economía Alexandr Ojrimenko indicó que «el dinero va al presupuesto, a una caja común, asimismo, según la legislación ucraniana, nadie tiene que informar de cuánto dinero se ha invertido en la Defensa y cuánto en otras necesidades».

Según los autores del artículo, el dinero recolectado podría ser suficiente para adquirir 111 vehículos blindados ucranianos Oplot, 555 tanques Bulátov —una versión modernizada del T-84 soviético—, 2.300 sistemas de misiles estadounidenses Javelin o 16 cazas F-16.

Etiquetas: ; ; ;