El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, desestimó el viernes las declaraciones dadas por el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, quien al referirse a la crisis venezolana evocó la participación de militares para sustituir gobiernos en América Latina.

“Creen que con un botón, con una orden, con una declaración del jefe del imperio, del secretario de Estado Tillerson, nosotros vamos a arrugar [acobardar], nos vamos a rendir”, dijo Maduro en declaraciones durante un evento organizado por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que lo aclamó como candidato a las presidenciales convocadas para antes del 30 de abril.

“No nos conocen, no saben de la fuerza que estamos hechos”, agregó el jefe de Estado venezolano quien calificó de “amenaza estiercolera” las palabras de Tillerson.

Horas antes, Maduro recibió el apoyo de la Fuerza Armada ante las amenazas de Tillerson, y anunció la creación de un “plan de defensa popular, cívico militar, contra cualquier intento golpista”, del cual encargó al número dos del chavismo, Diosdado Cabello.

Según Maduro, ese plan busca blindar las presidenciales, además, de “cualquier provocación de la oligarquía colombiana en la frontera” binacional. “Cualquier grupo terrorista que quiera surgir otra vez, le caemos encima”, ordenó.

Por su parte, el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, también rechazó las afirmaciones del funcionario norteamericano por considerarlas una insinuación de que los militares venezolanos “podemos convertirnos en agentes de cambio”, según un comunicado leído en la televisión gubernamental.

Padrino, rodeado del alto mando militar, manifestó que la Fuerza Armada “ratifica su apego a la Constitución y su lealtad” a Maduro.

“Cuando usted invita a la Fuerza Armada a derrocar a un gobierno, usted le está faltando el respeto a una institución que se vale de sus principios”, subrayó, dirigiéndose a Tillerson.

La Cancillería venezolana denunció en un comunicado que la gira de Tillerson iniciada este viernes por América Latina y el Caribe busca “provocar un cambio violento del presidente (Maduro), incitando un golpe militar”.

El jueves, Tillerson dijo en Texas que Washington seguirá con sus presiones contra Caracas y sugirió que los militares venezolanos intervengan para solucionar la crisis en el país sudamericano.

Fuente