Por qué Estados Unidos necesita las guerras

Por qué Estados Unidos necesita las guerras

Corea, Vietnam, Camboya, Iraq, Libia, Siria, Yemen … ¿Por qué Estados Unidos ha estado en guerra durante más de medio siglo …? ¿Y por qué los estadounidenses apoyan la agenda militar de los EE. UU.?
Las guerras son un terrible desperdicio de vidas y recursos, y por esa razón la mayoría de la gente se opone en principio a las guerras. El presidente estadounidense, por otro lado, parece amar la guerra. ¿Por qué? Muchos comentaristas han buscado la respuesta en factores psicológicos. Algunos opinaban que George W. Bush consideraba su deber terminar el trabajo, pero por alguna oscura razón no completada por su padre en el momento de la Guerra del Golfo; otros creen que Bush Junior esperaba una guerra corta y triunfante que le garantice un segundo mandato en la Casa Blanca.

Creo que debemos buscar en otra parte una explicación de la actitud del presidente estadounidense.

El hecho de que Bush esté interesado en la guerra tiene poco o nada que ver con su psique, pero tiene mucho que ver con el sistema económico estadounidense. Este sistema, el tipo de capitalismo de los Estados Unidos, funciona ante todo para hacer que los estadounidenses extremadamente ricos, como la «dinastía de dinero» de Bush, sean aún más ricos. Sin guerras cálidas o frías, sin embargo, este sistema ya no puede producir el resultado esperado en la forma de las ganancias cada vez más altas que los adinerados y poderosos de América consideran como su derecho de nacimiento.

La gran fortaleza del capitalismo estadounidense también es su gran debilidad, a saber, su productividad extremadamente alta. En el desarrollo histórico del sistema económico internacional que llamamos capitalismo, varios factores han producido aumentos enormes en la productividad, por ejemplo, la mecanización del proceso de producción que se inició en Inglaterra ya en el siglo XVIII. A principios del siglo XX, entonces, los industriales estadounidenses hicieron una contribución crucial en la forma de la automatización del trabajo mediante nuevas técnicas, como la línea de montaje. Esta última fue una innovación introducida por Henry Ford, y esas técnicas, por lo tanto, se conocen colectivamente como «Fordismo». La productividad de las grandes empresas estadounidenses aumentó espectacularmente.

Por ejemplo, ya en la década de 1920, un sinnúmero de vehículos salían de las líneas de ensamblaje de las fábricas de automóviles de Michigan todos los días. ¿Pero quién se suponía que compraría todos esos autos? La mayoría de los estadounidenses en ese momento no tenían libros de bolsillo suficientemente robustos para tal compra. De manera similar, otros productos industriales inundaron el mercado y el resultado fue la aparición de una falta de armonía crónica entre el suministro económico cada vez mayor y la demanda rezagada. Así surgió la crisis económica generalmente conocida como la Gran Depresión. Fue esencialmente una crisis de sobreproducción. Los almacenes estaban llenos de productos sin vender, las fábricas despidieron trabajadores, el desempleo explotó, y así el poder adquisitivo del pueblo estadounidense se redujo aún más, lo que empeoró la crisis.

No se puede negar que en América la Gran Depresión solo terminó durante, y debido a, la Segunda Guerra Mundial. (Incluso los más grandes admiradores del presidente Roosevelt admiten que sus muy publicitadas políticas del New Deal trajeron poco o ningún alivio.) La demanda económica aumentó espectacularmente cuando la guerra que había comenzado en Europa, y en la que EE. UU. No era un participante activo antes de 1942 , permitió a la industria estadounidense producir cantidades ilimitadas de equipos de guerra. Entre 1940 y 1945, el estado estadounidense gastaría no menos de 185 mil millones de dólares en dicho equipo, y la porción de los gastos militares en el PNB aumentó entre 1939 y 1945 de un insignificante 1,5 por ciento a aproximadamente 40 por ciento. Además, la industria estadounidense también suministró enormes cantidades de equipos a los británicos e incluso a los soviéticos a través de Lend-Lease. (En Alemania, mientras tanto, las subsidiarias de corporaciones estadounidenses como Ford, GM e ITT produjeron todo tipo de aviones y tanques y otros juguetes marciales para los nazis, también después de Pearl Harbor, pero esa es una historia diferente.) El problema clave de la Gran Depresión, el desequilibrio entre la oferta y la demanda, se resolvió porque el Estado «preparó la bomba» de la demanda económica por medio de enormes órdenes de naturaleza militar.

En lo que respecta a los norteamericanos comunes, la orgía del gasto militar de Washington no solo trajo virtualmente el pleno empleo, sino también salarios mucho más altos que nunca; Fue durante la Segunda Guerra Mundial que la miseria generalizada asociada con la Gran Depresión llegó a su fin y que la mayoría del pueblo estadounidense alcanzó un grado de prosperidad sin precedentes. Sin embargo, los mayores beneficiarios del auge económico en tiempos de guerra fueron los empresarios y las corporaciones del país, quienes obtuvieron ganancias extraordinarias. Entre 1942 y 1945, escribe el historiador Stuart D. Brandes, las ganancias netas de las 2.000 empresas más grandes de América fueron más del 40% más altas que durante el período 1936-1939. Tal «auge de beneficios» fue posible, explica, porque el estado ordenó miles de millones de dólares en equipos militares, no estableció controles de precios y gravó las ganancias muy poco o nada. Esta generosidad benefició al mundo empresarial estadounidense en general, pero en particular a esa élite relativamente restringida de las grandes corporaciones conocidas como «grandes empresas» o «corporaciones estadounidenses». Durante la guerra, menos de 60 empresas obtuvieron el 75 por ciento de todas las lucrativas militares y otras órdenes estatales. Las grandes corporaciones, Ford, IBM, etc., se revelaron como los «cerdos de la guerra», escribe Brandes, que gormandized en la depresión abundante de los gastos militares del estado. IBM, por ejemplo, aumentó sus ventas anuales entre 1940 y 1945 de 46 a 140 millones de dólares gracias a pedidos relacionados con la guerra, y sus ganancias se dispararon en consecuencia.

Las grandes corporaciones estadounidenses explotaron al máximo su experiencia fordista para impulsar la producción, pero incluso eso no fue suficiente para satisfacer las necesidades del estado estadounidense en tiempos de guerra. Se necesitaba mucho más equipo, y para poder producirlo, Estados Unidos necesitaba nuevas fábricas e incluso una tecnología más eficiente. Estos nuevos activos fueron debidamente sellados y, debido a esto, el valor total de todas las instalaciones productivas de la nación aumentó entre 1939 y 1945 de 40 a 66 mil millones de dólares. Sin embargo, no fue el sector privado el que emprendió todas estas nuevas inversiones; a causa de sus desagradables experiencias con la sobreproducción durante los años treinta, los empresarios estadounidenses consideraron que esta tarea era demasiado arriesgada. Entonces, el estado hizo el trabajo invirtiendo 17 mil millones de dólares en más de 2,000 proyectos relacionados con la defensa. A cambio de una tarifa nominal, se permitió a las empresas privadas alquilar estas fábricas completamente nuevas para producir … y ganar dinero vendiendo la producción al estado. Además, cuando la guerra terminó y Washington decidió despojarse de estas inversiones, las grandes corporaciones del país las compraron a la mitad, y en muchos casos solo un tercio, del valor real.

¿Cómo financió Estados Unidos la guerra? ¿Cómo pagó Washington las altas facturas presentadas por GM, ITT y otros proveedores corporativos de equipos de guerra? La respuesta es: en parte mediante impuestos -alrededor del 45 por ciento-, pero mucho más a través de préstamos, aproximadamente el 55 por ciento. A causa de esto, la deuda pública aumentó dramáticamente, es decir, de 3 mil millones de dólares en 1939 a no menos de 45 mil millones de dólares en 1945. En teoría, esta deuda debería haberse reducido, o aniquilado por completo, al imponer impuestos sobre la enorme las ganancias se embolsaban durante la guerra por las grandes corporaciones estadounidenses, pero la realidad era diferente. Como ya se señaló, el estado estadounidense no gravó significativamente las ganancias inesperadas de las corporaciones estadounidenses, permitió que la deuda pública se convirtiera en hongos y pagó sus facturas y los intereses de sus préstamos con sus ingresos generales, es decir, a través de los ingresos generados por impuestos directos e indirectos. Particularmente a causa de la regresiva Ley de Ingresos introducida en octubre de 1942, estos impuestos fueron pagados cada vez más por los trabajadores y otros estadounidenses de bajos ingresos, más que por los súper ricos y las corporaciones de las cuales estos últimos eran los propietarios, los principales accionistas, y / o altos gerentes. «La carga de financiar la guerra», observa el historiador estadounidense Sean Dennis Cashman, «[fue] arrojada firmemente sobre los hombros de los miembros más pobres de la sociedad».

Sin embargo, el público estadounidense, preocupado por la guerra y cegado por el sol brillante del pleno empleo y los altos salarios, no se dio cuenta de esto. Los estadounidenses ricos, por otro lado, eran muy conscientes de la maravillosa forma en que la guerra generaba dinero para ellos y para sus empresas. A propósito, también fue de los ricos empresarios, banqueros, aseguradores y otros grandes inversores que Washington pidió prestado el dinero necesario para financiar la guerra; América corporativa así también se benefició de la guerra al embolsarse la mayor parte de los intereses generados por la compra de los famosos bonos de guerra. En teoría, al menos, los ricos y poderosos de América son los grandes defensores de la llamada empresa libre, y se oponen a cualquier forma de intervención estatal en la economía. Durante la guerra, sin embargo, nunca plantearon ninguna objeción a la forma en que el estado norteamericano administró y financió la economía, porque sin esta gran violación dirigista de las reglas de la libre empresa, su riqueza colectiva nunca podría haber proliferado como lo hizo. durante esos años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los propietarios adinerados y los altos directivos de las grandes corporaciones aprendieron una lección muy importante: durante una guerra hay dinero para ganar, mucho dinero. En otras palabras, la ardua tarea de maximizar las ganancias -la actividad clave dentro de la economía capitalista estadounidense- puede ser absuelta de manera mucho más eficiente a través de la guerra que a través de la paz; sin embargo, se requiere la cooperación benévola del estado. Desde la Segunda Guerra Mundial, los ricos y poderosos de América han permanecido profundamente conscientes de esto. Así es su hombre en la Casa Blanca hoy [2003, es decir, George W. Bush], el vástago de una «dinastía del dinero» que fue lanzada en paracaídas en la Casa Blanca para promover los intereses de sus familiares adinerados, amigos y asociados en la América corporativa, los intereses del dinero, los privilegios y el poder.

En la primavera de 1945, era obvio que la guerra, fuente de beneficios fabulosos, pronto terminaría. ¿Qué pasaría entonces? Entre los economistas, muchos Cassandra conjuraron escenarios que parecían extremadamente desagradables para los líderes políticos e industriales de Estados Unidos. Durante la guerra, las compras de Washington de equipo militar, y nada más, habían restaurado la demanda económica y, por lo tanto, hicieron posible no solo el pleno empleo sino también ganancias sin precedentes. Con el retorno de la paz, el fantasma de la falta de armonía entre la oferta y la demanda amenazó con regresar a atormentar a Estados Unidos nuevamente, y la crisis resultante podría ser incluso más aguda que la Gran Depresión de los «treinta años sucios», porque durante la guerra el la capacidad de la nación había aumentado considerablemente, como hemos visto. Los trabajadores tendrían que ser despedidos precisamente en el momento en que millones de veteranos de guerra regresaran a sus hogares en busca de un empleo civil, y el consiguiente desempleo y la disminución del poder adquisitivo agravarían el déficit de la demanda. Visto desde la perspectiva de los ricos y poderosos de Estados Unidos, el próximo desempleo no era un problema; lo que importaba era que la edad de oro de las ganancias colosales llegara a su fin. Tal catástrofe tuvo que ser prevenida, pero ¿cómo?

Los gastos del estado militar fueron la fuente de grandes ganancias. Con el fin de mantener las ganancias generando generosamente, nuevos enemigos y nuevas amenazas de guerra se necesitaban con urgencia ahora que Alemania y Japón fueron derrotados. Qué suerte que existió la Unión Soviética, un país que durante la guerra había sido un socio particularmente útil que había sacado las castañas del fuego para los Aliados en Stalingrado y en otros lugares, sino también un socio cuyas ideas y prácticas comunistas permitían que fuera fácilmente transformado en el nuevo coco de los Estados Unidos. La mayoría de los historiadores estadounidenses ahora admiten que en 1945 la Unión Soviética, un país que había sufrido enormemente durante la guerra, no constituía una amenaza para los Estados Unidos económica y militarmente superior, y que Washington mismo no percibía a los soviéticos como una amenaza. . Estos historiadores también reconocen que Moscú tenía mucho interés en trabajar en estrecha colaboración con Washington en la época de posguerra.

De hecho, Moscú no tenía nada que ganar, y todo que perder, de un conflicto con la superpotencia de Estados Unidos, que rebosaba confianza gracias a su monopolio de la bomba atómica. Sin embargo, Estados Unidos -la América corporativa, la América de los súper ricos- necesitaba urgentemente un nuevo enemigo para justificar los gastos titánicos de «defensa» que eran necesarios para mantener las ruedas de la economía de la nación girando a toda velocidad también después del final. de la guerra, manteniendo así los márgenes de ganancia en los niveles requeridos, o mejor dicho, deseados, o incluso para aumentarlos. Es por esta razón que la Guerra Fría fue desencadenada en 1945, no por los soviéticos sino por el complejo «militar-industrial» estadounidense, ya que el presidente Eisenhower llamaría a esa élite de individuos ricos y corporaciones que sabían cómo sacar provecho de la «guerra» economía.»

En este sentido, la Guerra Fría excedió sus más preciadas expectativas. Cada vez se necesitaban más equipos marciales, porque los aliados dentro del llamado «mundo libre», que en realidad incluía muchas dictaduras desagradables, tenían que estar armados hasta los dientes con equipos estadounidenses. Además, las propias fuerzas armadas de los Estados Unidos nunca dejaron de exigir tanques, aviones, cohetes y, sí, armas químicas y bacteriológicas más grandes, mejores y más sofisticadas, y otras armas de destrucción en masa. Para estos productos, el Pentágono siempre estuvo dispuesto a pagar enormes sumas sin hacer preguntas difíciles. Como había sido el caso durante la Segunda Guerra Mundial, otra vez fueron principalmente las grandes corporaciones a las que se les permitió completar las órdenes. La Guerra Fría generó ganancias sin precedentes, y fluyeron a los cofres de las personas extremadamente ricas que resultaron ser los propietarios, altos directivos y / o principales accionistas de estas corporaciones. (¿Es una sorpresa que en los Estados Unidos a los nuevos generales jubilados del Pentágono se les ofrezcan rutinariamente trabajos como consultores de grandes corporaciones involucradas en la producción militar y que los empresarios vinculados con esas corporaciones sean nombrados regularmente como funcionarios de alto rango del Departamento de Defensa? , como asesores del presidente, etc.?)

Durante la Guerra Fría también, el estado estadounidense financió sus gastos militares que se disparaban por medio de préstamos, y esto hizo que la deuda pública alcanzara niveles vertiginosos. En 1945, la deuda pública se mantuvo en «solo» 258 mil millones de dólares, pero en 1990, cuando la Guerra Fría llegó a su fin, ¡ascendió a nada menos que 3,2 billones de dólares! Este fue un gran aumento, también cuando se tiene en cuenta la tasa de inflación, y provocó que el estado estadounidense se convirtiera en el mayor deudor del mundo. (Incidentalmente, en julio de 2002, la deuda pública estadounidense había alcanzado 6.1 billones de dólares). Washington podría y debería haber cubierto el costo de la Guerra Fría gravando los enormes beneficios logrados por las corporaciones involucradas en la orgía de armamentos, pero nunca hubo dudas de tal cosa. En 1945, cuando la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin y la Guerra Fría tomó el relevo, las empresas todavía pagaban el 50 por ciento de todos los impuestos, pero durante el curso de la Guerra Fría, esta proporción se redujo consistentemente, y hoy solo equivale a aproximadamente 1 por ciento.

Esto fue posible porque las grandes corporaciones del país determinan en gran medida lo que el gobierno de Washington puede o no hacer, también en el campo de la política fiscal. Además, la reducción de la carga impositiva de las empresas se hizo más fácil porque después de la Segunda Guerra Mundial estas corporaciones se transformaron en multinacionales, «en casa en todas partes y en ninguna parte», como escribió un autor estadounidense en relación con ITT, y por lo tanto es fácil evite pagar impuestos significativos en cualquier lugar. En Estados Unidos, donde obtienen los mayores beneficios, el 37 por ciento de todas las multinacionales estadounidenses -y más del 70 por ciento de todas las multinacionales extranjeras- no pagaron ni un solo dólar en 1991, mientras que las multinacionales restantes remitieron menos del 1 por ciento de sus ganancias en impuestos.

Por lo tanto, los costos astronómicos de la Guerra Fría no fueron sufragados por aquellos que se beneficiaron de ella y que, por cierto, también continuaron embolsándose la mayor parte de los dividendos pagados por los bonos del gobierno, sino por los trabajadores estadounidenses y la clase media estadounidense. Estos estadounidenses de bajos y medianos ingresos no recibieron ni un centavo de las ganancias rindidas tan profusamente por la Guerra Fría, pero sí recibieron su parte de la enorme deuda pública de la que ese conflicto fue en gran parte responsable. Son ellos, por lo tanto, quienes realmente cargaron con los costos de la Guerra Fría, y son ellos quienes continúan pagando con sus impuestos una parte desproporcionada de la carga de la deuda pública.

En otras palabras, si bien las ganancias generadas por la Guerra Fría se privatizaron en beneficio de una élite extremadamente rica, sus costos se socializaron despiadadamente en detrimento de todos los demás estadounidenses. Durante la Guerra Fría, la economía estadounidense degeneró en una gigantesca estafa, en una perversa redistribución de la riqueza de la nación en beneficio de los ricos y en desventaja no solo de los pobres y de la clase trabajadora, sino también de la clase media, cuya los miembros tienden a suscribirse al mito de que el sistema capitalista estadounidense sirve a sus intereses. De hecho, mientras los ricos y poderosos de América acumularon riquezas cada vez mayores, la prosperidad lograda por muchos otros estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial se erosionó gradualmente, y el nivel de vida general disminuyó lenta pero constantemente.

Durante la Segunda Guerra Mundial, América había sido testigo de una modesta redistribución de la riqueza colectiva de la nación en beneficio de los miembros menos privilegiados de la sociedad. Durante la Guerra Fría, sin embargo, los estadounidenses ricos se hicieron más ricos mientras que los no ricos, y ciertamente no solo los pobres, se empobrecieron. En 1989, año en que desapareció la Guerra Fría, más del 13 por ciento de todos los estadounidenses, aproximadamente 31 millones de personas, eran pobres según los criterios oficiales de pobreza, lo que definitivamente minimiza el problema. Por el contrario, hoy el 1 por ciento de todos los estadounidenses posee no menos del 34 por ciento de la riqueza total de la nación. En ningún país «occidental» importante, la riqueza se distribuye de forma más desigual.

El minúsculo porcentaje de estadounidenses súper ricos encontró este desarrollo extremadamente satisfactorio. Les encantaba la idea de acumular más y más riqueza, de engrandecer sus ya enormes activos, a expensas de los menos privilegiados. Querían mantener las cosas de esa manera o, si es posible, hacer que este esquema sublime sea aún más eficiente. Sin embargo, todas las cosas buenas deben llegar a su fin, y en 1989/90 la Guerra Fría abundante transcurrió. Eso presentó un problema serio. Los estadounidenses normales, que sabían que habían soportado los costos de esta guerra, esperaban un «dividendo de paz».

Pensaron que el dinero que el estado había gastado en gastos militares ahora podría usarse para producir beneficios para ellos, por ejemplo en forma de un seguro de salud nacional y otros beneficios sociales que los estadounidenses, en comparación con la mayoría de los europeos, nunca disfrutaron. En 1992, Bill Clinton realmente ganaría las elecciones presidenciales al suspender la perspectiva de un plan nacional de salud, que por supuesto nunca se materializó. Un «dividendo de paz» no tenía ningún interés para la elite adinerada de la nación, porque la provisión de servicios sociales por parte del estado no genera ganancias para los empresarios y las corporaciones, y ciertamente no los altos beneficios generados por los gastos militares del estado. Había que hacer algo, y debía hacerse rápidamente, para evitar la amenaza de implosión del gasto militar del estado.

Estados Unidos, o mejor dicho, la América corporativa, quedó huérfana de su útil enemigo soviético y necesitaba con urgencia conjurar nuevos enemigos y nuevas amenazas para justificar un alto nivel de gasto militar. Es en este contexto que en 1990 Saddam Hussein apareció en escena como una especie de deus ex machina. Este dictador de estaño había sido percibido y tratado por los estadounidenses como un buen amigo, y había estado armado hasta los dientes para poder librar una desagradable guerra contra Irán; fueron los EE. UU. y aliados como Alemania quienes originalmente le suministraron todo tipo de armas. Sin embargo, Washington necesitaba urgentemente un nuevo enemigo, y de repente lo acusó como un «nuevo Hitler» terriblemente peligroso contra el cual era necesario librar la guerra con urgencia, aunque estaba claro que se iba a negociar la cuestión de la ocupación de Iraq por parte de Iraq. Kuwait no estaba fuera de discusión.

George Bush Senior fue el agente de reparto que descubrió este útil nuevo enemigo de Estados Unidos, y que desencadenó la Guerra del Golfo, durante la cual Bagdad fue bombardeada y los desafortunados reclutas de Saddam fueron asesinados en el desierto. El camino a la capital iraquí estaba abierto de par en par, pero la entrada triunfal de los marines en Bagdad fue repentinamente desechada. Saddam Hussein quedó en el poder, por lo que la amenaza que se suponía que formaría podría ser invocada nuevamente para justificar el mantenimiento de Estados Unidos en las armas. Después de todo, el repentino colapso de la Unión Soviética había demostrado cuán inconveniente puede ser cuando uno pierde un enemigo útil.

Y así, Marte podría seguir siendo el santo patrón de la economía estadounidense o, más exactamente, el padrino de la mafia corporativa que manipula esta economía impulsada por la guerra y cosecha sus enormes ganancias sin cargar con sus costos. El proyecto despreciado de un dividendo de la paz podría ser enterrado sin ceremonias, y los gastos militares podrían seguir siendo el dínamo de la economía y el manantial de ganancias suficientemente altas. Esos gastos aumentaron implacablemente durante la década de 1990. En 1996, por ejemplo, ascendieron a no menos de 265 mil millones de dólares, pero cuando se agregan los gastos militares no oficiales y / o indirectos, como los intereses pagados en préstamos utilizados para financiar guerras pasadas, el total de 1996 fue de aproximadamente 494 mil millones dólar, ¡lo que equivale a un desembolso de 1.3 billones de dólares por día! Sin embargo, con solo Saddam como un hombre del saco, Washington también encontró conveniente buscar nuevos enemigos y amenazas en otros lugares. Somalia pareció temporalmente prometedora, pero a su debido tiempo se identificó otro «nuevo Hitler» en la Península de los Balcanes en la persona del líder serbio, Milosevic. Durante la mayor parte de los años noventa, los conflictos en la ex Yugoslavia proporcionaron los pretextos necesarios para las intervenciones militares, operaciones de bombardeo a gran escala y la compra de más y más nuevas armas.

La «economía de la guerra» podría así continuar funcionando en todos los cilindros también después de la Guerra del Golfo. Sin embargo, en vista de la presión pública ocasional, como la demanda de un dividendo de la paz, no es fácil mantener este sistema en funcionamiento. (Los medios no presentan ningún problema, ya que los periódicos, revistas, canales de televisión, etc. son propiedad de grandes corporaciones o dependen de ellos para obtener ingresos por publicidad.) Como se mencionó anteriormente, el estado tiene que cooperar, entonces en Washington se necesitan hombres y mujeres Uno puede contar, preferiblemente con personas de los propios rangos corporativos, individuos totalmente comprometidos con el uso del instrumento de los gastos militares para proporcionar los altos beneficios que se necesitan para enriquecer aún más a los muy ricos de América. En este sentido, Bill Clinton no había cumplido las expectativas, y la América corporativa nunca podría perdonar su pecado original, es decir, que había logrado ser elegido al prometerle al pueblo estadounidense un «dividendo de paz» en forma de un sistema de salud. seguro.

Debido a esto, en el año 2000 se acordó que no el clon de Clinton Al Gore se mudó a la Casa Blanca sino un equipo de extremistas de línea dura militaristas, prácticamente sin excepción, representantes de Estados Unidos ricos y corporativos, como Cheney, Rumsfeld y Rice, y por supuesto, el mismo George W. Bush, hijo del hombre que había demostrado con su Guerra del Golfo cómo podía hacerse; el Pentágono, también, estaba representado directamente en el gabinete de Bush en la persona del supuesto pacifista de Powell, en realidad otro ángel más de la muerte. Rambo se mudó a la Casa Blanca, y los resultados no tardaron en aparecer.

Después de que Bush Junior había sido catapultado a la presidencia, parecía que algún tiempo iba a proclamar a China como la nueva némesis de Estados Unidos. Sin embargo, un conflicto con ese gigante parecía algo arriesgado; Además, demasiadas grandes corporaciones ganan mucho dinero comerciando con la República Popular. Se requería otra amenaza, preferiblemente menos peligrosa y más creíble, para mantener los gastos militares a un nivel suficientemente alto. Para este propósito, Bush y Rumsfeld y su compañía podrían haber deseado nada más conveniente que los eventos del 11 de septiembre de 2001; es muy probable que estuvieran al tanto de los preparativos para estos ataques monstruosos, pero que no hicieron nada para evitarlos porque sabían que podrían beneficiarse de ellos. En cualquier caso, aprovecharon esta oportunidad para militarizar a los Estados Unidos más que nunca, para lanzar bombas sobre personas que no tenían nada que ver con el 11 de septiembre, para hacer la guerra al contenido de sus corazones, y por lo tanto para las corporaciones. que hacen negocios con el Pentágono para conseguir ventas sin precedentes. Bush declaró la guerra no a un país sino al terrorismo, un concepto abstracto contra el cual no se puede librar la guerra y contra el cual nunca se puede lograr una victoria definitiva. Sin embargo, en la práctica, el lema «guerra contra el terrorismo» significaba que Washington ahora se reserva el derecho de librar una guerra mundial y permanente contra quienquiera que la Casa Blanca defina como terrorista.
Y así el problema del final de la Guerra Fría se resolvió definitivamente, ya que en adelante había una justificación para un gasto militar cada vez mayor. Las estadísticas hablan por sí solas. El total de 265 mil millones de dólares en gastos militares en 1996 ya había sido astronómico, pero gracias a Bush Junior se le permitió al Pentágono gastar 350 mil millones en 2002, y para 2003 el presidente prometió aproximadamente 390 mil millones; sin embargo, ahora es prácticamente seguro que la capa de 400 mil millones de dólares se redondeará este año. (Para financiar esta orgía de gastos militares, se debe ahorrar dinero en otros lugares, por ejemplo, cancelando almuerzos gratuitos para niños pobres, todo ayuda). No es de extrañar que George W. brinque radiante de felicidad y orgullo, porque él esencialmente un niño rico e inútil con muy poco talento e intelecto, ha superado las expectativas más audaces no solo de su familia y amigos adinerados, sino de la América corporativa en su conjunto, a la que le debe su trabajo.

El 11-S brindó a Bush carta blanca para hacer la guerra donde sea y contra quien quisiera, y como este ensayo ha pretendido dejar en claro, no importa tanto quién sea señalado como enemigo del día. El año pasado, Bush arrojó bombas sobre Afganistán, presumiblemente porque los líderes de ese país abrigaban a Bin Laden, pero recientemente este último pasó de moda y fue una vez más Saddam Hussein quien presuntamente amenazó a Estados Unidos. No podemos tratar aquí en detalle las razones específicas por las que la América de Bush absolutamente quería una guerra con el Iraq de Saddam Hussein y no con, por ejemplo, Corea del Norte. Una razón importante para pelear esta guerra en particular fue que las grandes reservas de petróleo de Irak son codiciadas por los fideicomisos petroleros de los Estados Unidos, con quienes los Bush mismos -y los bushistas como Cheney y Rice, después de los cuales se nombra un petrolero- son tan íntimos vinculado. La guerra en Irak también es útil como una lección para otros países del Tercer Mundo que no bailan al ritmo de Washington, y como un instrumento para castrar la oposición interna y golpear el programa de extrema derecha de un presidente no electo por las gargantas de los propios estadounidenses.

La América de la riqueza y el privilegio está enganchada a la guerra, sin dosis de guerra regulares y cada vez más fuertes ya no puede funcionar correctamente, es decir, producir los beneficios deseados. En este momento, esta adicción, este anhelo se está satisfaciendo por medio de un conflicto contra Irak, que también es querido por los corazones de los barones del petróleo. Sin embargo, ¿alguien cree que el belicismo se detendrá una vez que el cuero cabelludo de Saddam se una a los turbantes talibanes en la vitrina de trofeos de George W. Bush? El Presidente ya ha señalado con su dedo a aquellos cuyo futuro vendrá pronto, a saber, los países del «eje del mal»: Irán, Siria, Libia, Somalia, Corea del Norte y, por supuesto, esa vieja espina en el lado de América, Cuba. ¡Bienvenido al siglo XXI, bienvenido a la nueva era de guerra permanente de George W. Bush!

Jacques R. Pauwels es historiador y politólogo, autor de ‘El mito de la buena guerra: América en la segunda guerra mundial’ (James Lorimer, Toronto, 2002). Su libro está publicado en diferentes idiomas: en inglés, holandés, alemán, español, italiano y francés. Junto con personalidades como Ramsey Clark, Michael Parenti, William Blum, Robert Weil, Michel Collon, Peter Franssen y muchos otros … firmó «La Campaña Internacional contra la Guerra de los Estados Unidos».

Fuente

Comentarios:

Cargando ...