Independientemente del tipo de nieve que se espere en los Juegos en Pyeongchang, el último movimiento de Pyongyang indica que la nación hermética está decidida a mantener su polvo seco.

El desfile militar en Pyongyang, celebrado la víspera de los Juegos Olímpicos de Corea del Sur, no fue tan impresionante y audaz como cabría esperar, pero eso no lo hizo menos significativo. A pesar de no presentar nuevas versiones de los misiles balísticos intercontinentales, Corea del Norte mostró un número suficiente de modelos de misiles ya probados, confirmando así su firme intención de afirmar su condición de potencia nuclear.

El desfile anual de este año marcó el 70º aniversario de la fundación del Ejército Popular de Corea (KPA) y se lanzó una nueva serie de estampillas postales para celebrar la ocasión. Uno de los sellos muestra a un militar vestido con el uniforme de las fuerzas estratégicas de Corea del Norte, mientras que dos sellos principales representan la imagen de Kim Ir-Sen (Kim Il-sung) durante el histórico desfile del 8 de febrero de 1948 y la imagen del desfile junto con el texto y la música al himno del ejército de Corea del Norte. Otro sello muestra a «militares de KPA dedicados sin parar al partido», según la agencia central de noticias de Corea del Norte.

Lo que estaba en exhibición

La Oficina de Orientación de Misiles se estableció el 3 de julio de 1999 cuando varias unidades de misiles bajo el Comando de Artillería de la Fuerza Terrestre KPA se reorganizaron en una sola fuerza de misiles. Se hicieron conocidos como las Fuerzas Estratégicas de Cohetes a finales de 2013. Kim Jong Un se refirió al servicio como las Fuerzas Estratégicas de Cohetes por primera vez en 2012, a la par de las fuerzas terrestres, la marina y la fuerza aérea, durante su discurso en un desfile anual en honor al centenario del nacimiento de Kim Ir-Sen.

El desfile del jueves en Pyongyang, aparentemente, estaba destinado a mejorar aún más el estado de esta fuerza. Como dijo el presentador de la Televisión Central Coreana, mientras las columnas de misiles se preparaban para pasar, que tradicionalmente es lo más destacado de todo el evento, «Las Fuerzas Estratégicas de Cohetes son el símbolo del poder militar de la República Popular Democrática de Corea».

Misiles y tanques llegaron a la histórica plaza Kim Ir-Sen de Corea del Norte, donde se exhibieron los principales logros del año reciente: los misiles Pukguksong-2 de alcance medio y los misiles Hwasong-12 de alcance intermedio. Por supuesto, las estrellas del espectáculo fueron los misiles Hawsong 14 y Hwasong-15 que se probaron por primera vez en julio y noviembre del año pasado.

Al mismo tiempo, los expertos señalaron que Corea del Norte todavía no ha aprendido a construir sus propios vehículos TEL (Transport Elevator Launcher) y todavía parece estar reubicando los vehículos WS-52100 importados de China en 2011 para sus misiles.

Kim Jong-un se mantuvo firme en su discurso.

«El desfile de hoy demuestra el poder de la República Popular Democrática de Corea, que ha alcanzado el nivel de las potencias militares de clase mundial», dijo el líder norcoreano. «Debemos asegurarnos de que ningún agresor se atreva a burlarse de la dignidad de nuestra sagrada patria o invadir su soberanía, ni siquiera en una milésima de milímetro … Mientras el imperialismo esté presente en la Tierra y continúe la política hostil de Estados Unidos contra Corea del Norte , la misión del Ejército Popular de Corea es la espada fuerte que protege al país y al pueblo, y la paz nunca puede cambiar «, proclamó el líder de Corea del Norte.

Esa ‘espada’ en este caso, por supuesto, son las fuerzas estratégicas de misiles. El Ministerio de Defensa de Corea del Sur estima su número en solo 10 mil personas, pero puede proteger al país de cualquier invasión externa y, como Pyongyang espera, ahorrar dinero en el desarrollo de armas convencionales y el mantenimiento de un ejército de más de un millón. Estos fondos ahorrados se pueden destinar al otro objetivo declarado de Kim Jong-un: elevar el nivel de vida de la población de Corea del Norte.

¿Por qué el momento del desfile?

Celebrar el desfile militar en la víspera de los Juegos Olímpicos en Pyeongchang no puede verse como un deseo de estropear la «fiesta de la paz» de su vecino del sur o de amenazar una vez más a los estadounidenses y al mundo entero. Esto es solo una confirmación de la política de Pyongyang de desarrollar simultáneamente los sectores civil y militar. Mientras los atletas defenderán el honor de su patria en los Juegos Olímpicos, los militares deberían «estar siempre listos para infligir inmediatamente un ataque nuclear de represalia».

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;