Los ingenieros rusos han desarrollado un sistema que garantiza una protección del 100 por ciento contra las cabezas nucleares de Stinger e Igla MANPADS, según ha informado Rossiiskaya Gazeta.

Apodado Vitebsk, el nuevo sistema se instalará en los aviones de ataque terrestre Su-25SM3, cuya eficacia de combate será tres veces mejor que la que ofrecen los caballos de batalla Su-25s.

El sistema está disponible actualmente en todos los helicópteros artillados rusos Ka-52 y helicópteros Mil-8 actualmente desplegados en Siria.

Demostró su fiabilidad en octubre de 2016 cuando un helicóptero Mil-8 permaneció inmune a un ataque de un misil antiaéreo lanzado desde el hombro.
Con el sistema Vitebsk en su lugar, el Su-25SM3 podrá participar en combates aéreos además de su tarea principal de sacar objetivos en el suelo.

El uso del sistema de posicionamiento satelital GLONASS permitirá al piloto reducir su precisión de punto de destino a solo 10 metros (menos de 20 pies) y destruir objetivos incluso en condiciones de baja visibilidad.

Según los informes, el Su-25SM3 llevará misiles a bordo más avanzados, incluidos los que se autocalientan, así como las bombas inteligentes.

Y, por último, pero no menos importante, el nuevo jet contará con una amplia gama de velocidades, desde casi 1.000 kilómetros por hora (621 millas por hora) hasta 100 kilómetros (62 millas) sin atascos.

El 3 de febrero, un Su-25 ruso fue derribado por un misil antiaéreo de mano mientras estaba en una misión de observación sobre la zona de desescalada de Idlib en Siria.

El piloto logró eyectarse pero, rodeado de terroristas en el suelo, se inmoló para evadir la captura.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;