Anatoly Klyan , asesinado el 30 de junio del 2014 por el ejército ucraniano.

El Comité de Investigación de Rusia ha acusado a un alto oficial del ejército ucraniano de organizar el asesinato de un camarógrafo de la televisión rusa hace casi cuatro años, informa TASS.

Según la portavoz del Comité de Investigación de Rusia, Svetlana Petrenko, el incidente en el que el camarógrafo Anatoly Klyan de la estación de televisión nacional de Rusia, Canal 1, sufrió heridas de bala letales, ocurrió entre la ciudad de Avdeyevka y el pueblo de Spartak, en el distrito de Yasinovataya de la región Donetsk (bajo control ucraniano), en el Donbass en la madrugada del 30 de junio. Klyan estaba entre los periodistas de canales de televisión rusos y ucranianos que acompañaban a un grupo de mujeres cuyos hijos, a pesar de haber sido reclutados por el ejército ucraniano, se habían negado a participar en la represión militar en el Donbass, desafiando el controvertido golpe en Kiev meses antes. Las madres del grupo de soldados llegaron en autobús para conversar con los comandantes de la unidad militar. Los reporteros acompañantes, Klyan entre ellos, estaban en el mismo vehículo.

Cuando el autobús se detuvo en la puerta de la guarnición, el comandante de la unidad, el teniente coronel Nikolai Malomen, ordenó dos veces a sus subordinados, armados con rifles de asalto Kalashnikov de 7,62 mm, que dispararan, aunque era consciente de que solo había civiles desarmados. Herido letalmente, Klyan murió en una camioneta de ambulancia en el camino al hospital.

La oficina especial del Comité de Investigación para crímenes relacionados con el uso de medios ilegales y métodos de guerra acusó al Teniente Coronel Malomen «in absentia de planear el asesinato de una persona en relación con la actividad profesional de este último», dijo Petrenko.

En el momento del incidente, Malomen era el comandante de un batallón del regimiento de defensa aérea de Donetsk (unidad militar A-1428 de las fuerzas armadas de Ucrania).

Según los investigadores, Malomen había armado a un grupo de sus subordinados y les había suministrado municiones muchas horas antes del incidente del 29 al 30 de junio durante la noche y emitió órdenes de disparar para matar sin previo aviso en caso de que personas armadas o civiles se acercaran a la guarnición.

«Los investigadores continúan los esfuerzos persistentes con el objetivo de identificar a otros cómplices en este y otros crímenes cometidos por el ejército ucraniano contra ciudadanos rusos», agregó Petrenko.

Fuente

Etiquetas: ; ;