A fines de la semana pasada hubo noticias sobre la expulsión de algunos abogados de cierta organización no gubernamental de derechos humanos, conocida como el Foro Criminal venezolano. Según El Nacional, el directorio de la institución mencionada tomó esta decisión bajo el criterio de que los expulsados ​​»no han estado activos con el proyecto» y porque «han asumido comportamientos que contravienen los principios del foro».

Sin embargo, las razones parecen ir más allá de una simple contradicción de «principios». Más bien parece superarlo para cubrir lo que ya había sido denunciado por el constituyente Diosdado Cabello pero poco analizado: los directores del Foro Criminal cobran en dólares por representación legal, contrario a lo que anuncian sus líderes.

No es la primera vez que se acusa a esta ONG de cobrar por sus servicios legales en el campo de los derechos humanos. Pero lo más sorprendente de esta información no es esto en sí mismo, sino el emisor: el abogado Alonso Medina Roa, ex miembro y fundador, que decidió hablar sobre la situación interna de la organización.

Entrevistado por El Estímulo, Roa dijo que su expulsión de la ONG se debió a que «hace unos días les pedí información sobre los fondos que el Foro ha estado recibiendo, que nunca se habían denunciado».

Según lo divulgado por Roa, esa organización no tiene un destinatario de caja chica para el financiamiento externo, ya que supuestamente los abogados de la organización hacen los gastos necesarios bajo su propio riesgo.

Sin embargo, sabemos que el Foro Criminal venezolano inicialmente contó con la ayuda de Freedom House, una institución estadounidense que se encarga de capacitar al personal y las organizaciones no gubernamentales para cumplir técnicamente con las misiones propuestas por el propio gobierno de los Estados Unidos: promover la democracia representativa occidental en cada rincón del planeta.

Si el origen de la ONG tiene un acento americano, y sus movimientos están vinculados a instituciones y representantes del establecimiento de Washington, ¿cómo no pensar en el financiamiento dolarizado de una organización con contactos en el Congreso de los EE. UU. Y las diversas ramas de la OEA ?

Volviendo a sus declaraciones, Roa dijo que «nunca ha habido ningún informe sobre los ingresos de un bolívar o un dólar, nunca desde su creación». Y concluyó: «Nunca se ha presentado información financiera, aunque el Foro tiene una tesorero».

¿Cómo es posible que una organización como esta nunca haya procesado información financiera en su junta directiva y haya tenido un tesorero? Son las inconsistencias de una revelación; Por esta razón, se basa en el financiamiento «secreto» del Foro Criminal: «Sr. A Alfredo Romero y al Sr. Gonzalo Himiob se les informó una vez sobre la información que me habían dado en relación con la entrega de dinero del exterior. Fue explicado. »

De hecho, el entrevistador de El Estímulo nos hizo un favor al preguntar: «Alrededor del Foro hay muchas acusaciones y acusaciones de familiares y presos políticos sobre supuestos cargos, en moneda extranjera, para tomar los casos. ¿A decir verdad? «, A lo que Roa respondió:» Hasta el día de hoy, no me atrevo a decir que esto sea falso ya que, en las últimas horas, he recibido información de diferentes personas sobre el requerimiento de pago, en moneda extranjera, para su asistencia, había una caso de un joven de Mérida a quien se le había pedido una cantidad importante de dinero, así como a Holt (Joshua) y el supuesto pago que se le pidió, particularmente, más que a la organización, Alfredo Romero. A esto podemos sumar las supuestas contribuciones de personas que querían colaborar «.

Las palabras hablan por sí mismas: un fundador del Foro Criminal confirma que la organización, y específicamente señala a Alfredo Romero, los cargos por sus servicios, que, como se ve a través de los medios de comunicación, serían gratuitos en la búsqueda de los supuestos derechos humanos. ¿No cuenta como extorsión? ¿No se convierte esta acción mercantil en la lógica de Luisa Ortega Díaz, quien acusó a acelerar o detener el proceso legal contra empresarios corruptos?

Lo mismo que extorsiona a presuntos presos políticos para obtener dólares, Alfredo Romero, es el mismo que intentó sabotear el diálogo entre el Gobierno y la oposición en 2014. El mismo que no se pierde un viaje a EE. UU. Con el objetivo de criminalizar todo lo que llevas por nombre Chavismo. Lo mismo que, según Roa, también instrumentaliza una lista de «presos políticos» (que nadie ha visto más que el mismo Romero y supuestamente Luis Almagro) para fines privados.

El principal, entonces, es Alfredo Romero. Pero con ello también sufre la reputación del Foro Criminal venezolano, ya que representa una de las principales fachadas oenegeras de la oposición local en el exterior.

Vale la pena señalar que en las entrañas de la ONG, que trascendió en los medios para catapultarse en los últimos años al final de los problemas, se revela lo que hemos sabido por algún tiempo: que los derechos humanos se instrumentalizan como mercancía en cualquier circunstancia, porque el El negocio de la «ayuda humanitaria», tan publicitado hoy en día, tiene varios canales de financiación y acumulación.

Como parte de esta lucrativa estructura, para Venezuela, el Foro Criminal venezolano. Esta ONG, junto con otras de tendencia anti-Chávez, no trabaja gratis, y mucho menos si las pilas de billetes tienen impresa la cara de Benjamin Franklin.(dolares)

Fuente