Los niveles de violencia y corrupción en México son inaceptables, por lo que es urgente repensar las políticas de seguridad y justicia, aseguró el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González.

Su declaración fue expresada en el cierre de la conferencia internacional ‘Seguridad y Justicia en la Democracia’, organizada por la Comisión y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Allí indicó que es un error pensar que el uso de la fuerza llevará al país a un estado de seguridad y justicia.

Anticipó que las conclusiones de la conferencia se entregarán pronto a los candidatos presidenciales para que consideren su inclusión en sus programas de gobierno.

Los problemas de inseguridad y violencia no pueden disociarse de la pobreza, la desigualdad, la exclusión, la discriminación, los bajos niveles de educación y la falta de oportunidades para los jóvenes, advirtió.

Subrayó que actividades como el tráfico de drogas constituyen «verdaderos mercados globales de bienes», y que la demanda de drogas en los Estados Unidos, la laxitud de la comercialización de armas en ese país y la falta de controles efectivos en la frontera repercuten en la inseguridad y la violencia en México.

Señaló que a partir de ahora, el enfoque de las acciones para reducir la violencia y la inseguridad debe ser integral y estar sujeto a evaluaciones para que, de ser necesario, se pueda rectificar.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;