El representante permanente de Siria ante Naciones Unidas, Bashar al-Jaafari, denunció que las autoridades de Turquía abrieron sus fronteras para que grupos terroristas penetren en este país árabe, se conoció hoy aquí.

En entrevista concedida a Sputnik, el alto funcionario de este país árabe advirtió que el gobierno del vecino país euroasiático facilitó el despliegue de las agrupaciones extremistas en Siria al darles apoyo con armas y financiamientos.

Refirió además que las autoridades turcas, cuyo ejército desarrolla una fuerte ofensiva militar en territorios norteños de este país, instaló campamentos de entrenamiento militar en su territorio para los radicales y les facilitó la adquisición de armas químicas.

En reiteradas ocasiones, el gobierno de Damasco exigió a Turquía que detenga sus acciones armadas contra el enclave de Afrín, en la norteña provincia de Alepo, que se iniciaron el 20 de enero pasado.

Sin embargo, Ankara hizo caso omiso a ese reclamo, pese a que sus actos violan la soberanía territorial de esta nación meosoriental, y a la existencia de un cese el fuego durante 30 días implementado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Ankara alega que sus fuerzas militares, las cuales ya amenazan con tomar el centro de Afrín, enfrentan a las milicias kurdo árabes Unidades de Protección Popular, que ese país considera un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán.

Organizaciones de derechos humanos denunciaron, por otro lado, que por los ataques turcos contra Afrín, provocaron que más de 12 mil civiles huyeran de esa conflictiva área hacia los poblados de Nubul y Zahrá, bajo control de las fuerzas gubernamentales sirias.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;