Una de las razones de la consternación occidental por la decisión del parlamento chino el día de hoy de abolir los términos límites de la Presidencia china, allanando el camino para que el presidente Xi Jinping permanezca como presidente chino cuando expire su actual mandato, es que garantiza que el una asociación entre Xi Jinping y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que ha estado generando un clima político internacional desde que Xi Jinping surgió cuando el presidente de China en 2013 está listo para confinuar.