El 12 de marzo, Estados Unidos acusó a Siria, Rusia e Irán de violar un régimen de alto el fuego en la región de Ghouta Oriental, cerca de Damasco, porque habían participado en operaciones contra los terroristas en la región. Además, la embajadora de los EE.UU. en la ONU, Nikki Haley, de hecho amenazó con que los Estados Unidos atacará a las fuerzas del gobierno sirio si continúan su operación en el área.

Hoy, 13 de marzo, el Ejército Árabe Sirio, las Fuerzas Tigre, la Guardia Republicana y otras unidades pro-gubernamentales, con el apoyo de Rusia e Irán, continuaron avanzando en Ghouta Oriental. Tras la liberación de Alkhoms, Madiara, Satra y Aftaris, las tropas gubernamentales reforzaron el asedio en el área de Harasta (al norte de la Base de vehículos blindados) y avanzaron hacia posiciones de los terroristas de Hayat Tahrir al-Sham y sus aliados en Saqba y Jisreen.

El mismo día, el jefe del Estado Mayor ruso, Valery Gerasimov, dijo que el país actuará en respuesta si las vidas de los militares rusos están en peligro, incluido mediante ataques en Siria.

«Hay muchos asesores rusos, representantes del Centro ruso para la reconciliación de los las partes y militares [rusos] en Damasco y en las instalaciones de defensa sirias», dijo y agregó que las fuerzas rusas responderán por ciertas medidas a los «misiles» y «lanzadores» que representan una amenaza para los militares rusos.


Anteriormente, tanto Siria como Rusia advirtieron que los insurgentes se habían estado preparando para organizar un ataque químico en Ghouta Oriental para echarle la culpa al gobierno sirio de llevarlo a cabo.

El jefe del Estado Mayor ruso agregó que los insurgentes ya habían enviado «civiles» que harían el papel de «víctimas» de ataques químicos.

Mientras tanto, la fragata rusa Almirante Essen, armado con misiles de crucero Kalibr, cruzó el Bósforo en su ruta hacia el este del Mediterráneo.

Por otra parte, el Centro Ruso para la Reconciliación de las partes en Siria dijo que unos 100 civiles habían sido evacuados de la ciudad de Douma en Ghouta Oriental a través de un puesto de control en el poblado de al-Wafedin. Este punto de control sirve como un corredor humanitario para los civiles que quieren abandonar esta área.

Sin embargo, los terroristas de Jaish al-Islam, que es el principal grupo insurgente que controla a Douma, rechazó los informes sobre las negociaciones entre ellos y el gobierno de Damasco.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;