La mayoría de los ciudadanos moldavos están en contra de la unificación de Moldavia y Rumanía y se oponen a la iniciativa de cambiar el nombre del idioma del país a «rumano» en la constitución, según un nuevo sondeo, realizado por el encuestador Imas a petición del Partido Demócrata de Moldavia.

Si se realizara un referéndum sobre la incorporación de Moldavia a Rumanía el próximo domingo, el 62 por ciento de los encuestados votaría en contra de la medida, mientras que el 25 por ciento respaldaría la iniciativa, según los resultados de la encuesta. Mientras tanto, el 8 por ciento de los encuestados no respondieron y el 3 por ciento dijo que se habrían abstenido de participar en la votación.

El estudio también reveló que el 63 por ciento de los encuestados habló en contra de cambiar el nombre del idioma del país a «rumano» en la constitución, mientras que el 34 por ciento apoyó la idea. Otro 3 por ciento de los encuestados no pudo elegir o no respondió la pregunta.

La encuesta se llevó a cabo entre el 16 de febrero y el 6 de marzo en 1.099 personas.

La cuestión de la unificación de Moldavia y Rumania está estrechamente vinculada a la historia de la región. Marzo de 2018 marca el centenario desde la histórica decisión del parlamento de la región de Bessarabia del Imperio Ruso, que es principalmente una parte de la moderna Moldavia, para unirse con Rumania. Moldavia fue parte de Rumania hasta 1940, cuando las autoridades rumanas acordaron ceder Besarabia a la Unión Soviética. Los nuevos territorios formaron la República Socialista Soviética de Moldavia, que existió hasta 1991 cuando declaró la independencia junto con otras repúblicas soviéticas.

También existe una controversia sobre la identidad lingüística de Moldavia. En la constitución de Moldavia, el idioma oficial se indica como el moldavo. Sin embargo, la Declaración de Independencia de la República de Moldavia establece que el idioma oficial del país es el rumano.

En octubre, la alianza del Partido Liberal Democrático de Moldavia propuso una moción para cambiar el nombre del idioma del país al rumano en la constitución. Fue respaldado por el gobierno de Moldavia y el Tribunal Constitucional de Moldavia, pero aún así esta pendiente la aprobación del parlamento de Moldavia, ya que solo 35 parlamentarios de un total de 101 respaldaron la iniciativa. El presidente de Moldavia, Igor Dodon, se pronunció en contra de la medida y sugirió que no recibiría suficientes votos para ser aprobada por el parlamento.

Mientras tanto, la encuesta también mostró que casi el 60 por ciento de los ciudadanos moldavos habrían votado en contra de la entrada de la república a la OTAN si se realizara un referéndum nacional sobre el tema.

Según la encuesta, solo el 17 por ciento de los encuestados habría votado por unirse a la OTAN, mientras que el 61 por ciento de los encuestados se opuso a la idea.

Mientras tanto, el 4 por ciento de los encuestados respondió que se habría negado a participar en el referéndum, mientras que el 5 por ciento no respondió la pregunta.

Moldavia es un país constitucionalmente neutral, lo que significa que no participa en alianzas militares. Sin embargo, Moldavia ha cooperado con la OTAN desde que se unió al Consejo de Cooperación del Atlántico Norte en 1992 y la Asociación para la Paz en 1994, y también ha trabajado con la alianza bajo el Plan de Acción de Asociación Individual, aprobado en el 2006.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;