El diputado del Consejo Supremo (Rada, Parlamento Ucraniano) Yuri Bereza, después de regresar de un viaje a la región ucraniana más occidental, no encontró a Ucrania allí. Él, conocido entre otras cosas, con declaraciones y llamados inadecuados como «quemar a los crimeos cuando se libere a la península» o «disparar a la gente por manifestar las cintas de San Jorge», o crear campos de concentración para los partidarios del «mundo ruso» en Ucrania, después de regresar de un viaje a Transcarpacia, dijo que «esta región sigue el camino de Crimea».

«Transcarpatia, de hecho, es una pseudo-república dentro de Ucrania. Viajé a través de muchos pueblos y poblados. Desafortunadamente, ¡no vi Ucrania en absoluto! Puedo admitir que vi una pseudo-república allí. Todo comenzó de la misma manera en Crimea «, dijo Bereza.

Es bastante de preever que Bereza haya acusado al Kremlin de lo que está ocurriendo en Transcarpatia, que supuestamente «está llevando a cabo una guerra híbrida contra los remanentes de Ucrania».

Comentando esta declaración, el director del Centro de Conocimiento Geopolítico Valery Korovin expresó su confianza en que lo que estaba sucediendo en Transcarpatia fue provocado por las acciones de los líderes ucranianos dirigidos a la unificación, lo que inevitablemente provoca la resistencia de los grupos étnicos que habitan en Ucrania.

«Ucrania es heterogénea, poliétnica, diversa y multicultural. Es por eso que el intento de crear allí una sola nación política civil a través de la ucranización y la unificación conduce inevitablemente a su colapso. Como, de hecho, cualquier otro estado del espacio postsoviético, ya sea Georgia, Moldavia o incluso Rusia. Todos estos son espacios tradicionales que se desintegran cuando se los aplica el enfoque modernista europeo en la llamada construcción de la nación», explicó Korovin.

El politólogo húngaro, periodista, miembro del Club Valdai, Gábor Stier, en primer lugar, se apresuró a quitar la culpa de lo que está sucediendo en Transcarpatia desde Budapest:

«Hungría está acusada de provocar el separatismo, pero no es así. Hungría no se propone de ningún modo separar la región. Hungría no es un enemigo de Ucrania. Solo protegemos nuestros intereses, protegemos a las minorías étnicas que viven en Transcarpatia. Ucrania declara que es Europa, pero la élite ucraniana se comporta hacia las minorías no europeas de una manera completamente diferente. Este enfoque, en particular, la ley de educación, ya ha sido condenado en el Consejo de Europa. Yuri Bereza dice que Transcarpatia no es Ucrania. Por un lado, tiene razón, allí, en lugar de las instituciones estatales, esta el poder de numerosos grupos de la mafia involucrados en el contrabando. Esta es la vida de la gente común y los funcionarios, porque es imposible vivir de los salarios. Es muy parecido a Ucrania».

En cuanto a la posible implementación de la «versión de Crimea» en Transcarpatia, más adelante, según Stier, está seguro de que «en ningún caso, por supuesto, no es la gente, sino las autoridades ucranianas y la prensa están haciendo a la república fuera de Transcarpatia». Es decir, el regreso de la totalidad o parte de la región a Hungría, en opinión de Stier, es poco probable, aunque solamente sea porque en la región de dos millones, en el mejor de los casos, solo el 15 por ciento son húngaros.

Etiquetas: ; ;