El actual escándalo de corrupción en Japón está minando la influencia política del primer ministro Shinzo Abe tanto dentro como fuera del país, e incluso dentro de su propio partido, mientras Japón se prepara para las trascendentales conversaciones con Corea del Norte.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se disculpó por el actual escándalo que rodea su supuesta aprobación de una venta de tierras públicas a una fracción de su valor de mercado. Esto se debe a que sus índices de aprobación se han estancado en dos encuestas distintas. Mientras tanto, el Ministerio de Finanzas de Japón niega la complicidad de Abe en el trato cuestionable.

El lunes, el primer ministro Abe contestó las preguntas en el Parlamento sobre el acuerdo, en el que presuntamente dio la aprobación regulatoria a la venta no rentable de la tierra a una empresa de administración escolar con vínculos con su esposa.

«Este problema ha sacudido la confianza de la gente en la administración», dijo Abe. «Como jefe del gobierno, siento profundamente mi responsabilidad y me gustaría disculparme profundamente con la gente».

El escándalo ha estado gestando durante semanas, y más recientemente, una encuesta de Asahi News Network ha mostrado que la aprobación de Abe bajó en un 11.7 por ciento a solo 32.6 — mientras tanto, su desaprobación aumentó un 13.2 por ciento a 54.9 por ciento.

Una encuesta separada del respetado periódico Nikkei reveló que la popularidad de Abe cayó al 42 por ciento, mientras que su desaprobación fue del 49 por ciento.

Esto se produce a pesar del reciente éxito del gabinete de Abe reviviendo la economía japonesa después de décadas de estancamiento y cero inflación, respaldado por un fuerte aumento de los salarios, las ganancias del mercado de valores y una aceleración de la actividad económica.

El primer ministro Abe también está siendo acusado de intentar encubrir los detalles del trato. El ministro de Finanzas, Taro Aso, enfrenta ahora una creciente presión para renunciar. Sin embargo, un alto funcionario del Ministerio de Finanzas dijo en su testimonio ante el Parlamento que ni el Primer Ministro ni el Ministro de Finanzas estaban involucrados en la modificación del documento para avanzar en el acuerdo.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;