Algunas de las estrellas pop más importantes de Corea del Sur se han presentado en Corea del Norte en la última señal de las tensiones entre los dos países.

El domingo, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, asistió a la actuación en Pyongyang con su esposa Ri Sol-ju, su hermana Kim Yo-jong y otros altos funcionarios, incluido el jefe de estado nominal Kim Yong-nam.

Luego del concierto, que duró más de dos horas, Kim y su esposa, Ri Sol-ju, estrecharon la mano de las estrellas pop de Corea del Sur y se tomaron fotos con ellos detrás del escenario, informó CNN.

El grupo femenino surcoreano Red Velvet y los cantantes Cho Yong-pil y Lee Sun-hee estuvieron entre los que subieron al escenario en el concierto del domingo en el Grand Theatre de East Pyongyang, con capacidad para 2.500 espectadores.

Kim Jong-un «se sintió profundamente conmovido de ver a nuestra gente aclamando sinceramente la actuación, profundizando la comprensión del arte popular del lado sur», escribió la agencia estatal de noticias KCNA.

Otro concierto, una actuación conjunta Norte-Sur, está programado para el martes.

Los conciertos y la manifestación deportiva se producen después de un período de deshielo diplomático entre las dos naciones.

Aunque cantantes pop surcoreanos se presentaron anteriormente en Corea del Norte, el concierto del domingo fue el primero al que asistió un jefe norcoreano.

Los espectáculos se producen después de que Pyongyang enviara artistas a los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang en Corea del Sur a principios de este año.

También preceden a una cumbre histórica entre Kim Jong-un y el presidente surcoreano Moon Jae-in el 27 de abril.

Fuente