El canciller iraní Mohammad Javad Zarif ha dicho que la República Islámica ve los problemas de Palestina como propios.

Las declaraciones siguen al ataque de las fuerzas militares israelíes contra los manifestantes palestinos que se habían congregado cerca de la frontera con Gaza el viernes, que resultó en al menos 17 personas muertas y más de 1.400 heridas.

«La República Islámica de Irán ve los problemas de Palestina como propios, como todos los demás amigos y musulmanes vecinos, y su seguridad y libertad como su propia seguridad y libertad», dijo Zarif en un artículo en el periódico turco Yeni Safak.

Los mítines se celebraron para conmemorar el 42° aniversario del Día de la Tierra, que data del 30 de marzo de 1976, cuando seis ciudadanos palestinos desarmados fueron asesinados por las fuerzas israelíes durante las protestas contra la expropiación de tierras de propiedad árabe en el norte de Israel para construir comunidades judías.

Funcionarios de salud palestinos dijeron que las fuerzas israelíes utilizaron mayormente armas de fuego contra los manifestantes, además de gas lacrimógeno y balas de goma para hacerlos retroceder desde una valla fuertemente fortificada. Según Channel News Asia, el viernes fue el día más sangriento en el conflicto palestino-israelí desde la guerra del 2014 en Gaza.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, dijo en un comunicado que Israel era responsable de la violencia y declaró el sábado un día nacional de duelo. Las escuelas, las universidades y todas las instituciones gubernamentales de todo el país cerraron el 31 de marzo.

Abbas instó a la comunidad internacional a intervenir y proteger al pueblo palestino contra la creciente agresión diaria de Israel.

Según Press TV, en su artículo Zarif señaló que la seguridad y la estabilidad de Irán dependen de la seguridad y la estabilidad de la región, y en este contexto pidió la actualización de un acuerdo de seguridad conjunto «basado en mecanismos que estimulen el diálogo, los principios comunes y la confianza».

Dijo que Irán ha expresado su disposición a «cooperar con todas las partes para garantizar buenas relaciones de vecindad y seguridad, y para proteger intereses comunes», destacando la importancia de respetar las diferencias de puntos de vista y los intereses de todos los países de la región.

«Irán cree que nuestros intereses comunes son mucho mayores que las diferencias de opinión que surgen de ansiedades infundadas e intereses temporales que no serán una prioridad en los años venideros», concluyó el político.