Las embestidas desmedidas de agentes externos contra Venezuela, el impulso de una agenda intervencionista y la promoción de planes para atentar contra la paz y estabilidad política, social y económica de nuestro país fueron denunciados ayer jueves por el ministro para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza.

Durante su intervención en la XVIII Conferencia Ministerial de Mitad de Período del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), que se desarrolla en la Bakú, capital de Azerbaiyán, el canciller venezolano alertó que el empuje de grupos extremistas hacia la ejecución de acciones terroristas ha sido parte de las tácticas utilizadas para esa arremetida contra Venezuela.

“Ante estas manifiestas agresiones, hacemos un llamado a la solidaridad de nuestro Movimiento en defensa del respeto a la soberanía, independencia política y el derecho a la autodeterminación del pueblo venezolano, quien como toda nación aspira a vivir en paz y buscar su propio camino para alcanzar el desarrollo económico y el desarrollo social inclusivo de su pueblo. Ser indiferentes a la intervención extranjera en los asuntos de un país, no hace más que estimular la aplicación de esta práctica imperialista e ilegal contra otros Estados”, manifestó Arreaza en su exposición.

En ese sentido, el Canciller lamentó que algunos Estados se sumen a esa agresión contra Venezuela y su pueblo con la aplicación de “medidas coercitivas unilaterales, en contravención del derecho internacional, y las cuales han tenido un impacto negativo sobre el pueblo venezolano, afectando incluso la plena realización de sus derechos humanos”.

Denunció que en ese ataque se ha alista el Gobierno de Estados Unidos, desde la misma firma y emisión en 2015, por parte del entonces presidente Barack Obama, de una orden ejecutiva en la que se señala a Venezuela “como una amenaza inusual” a la seguridad norteamericana, documento que ha sido ratificado por el actual mandatario Donal Trump.

Esta orden en el que se califica a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional de una de las principales potencias militares del mundo, se trata, pues, de una afirmación que a todas luces constituye un despropósito dirigido a justificar un crimen de agresión y de lesa humanidad”, alertó el ministro, al tiempo en que agregó que a esos ataques contra Venezuela se la ha sumado además sanciones colectivas e ilegales que buscan asfixiar económica, financiera y comercialmente a la patria bolivariana.

También advirtió que el país latinoamericano ha sido amenazado por el Presidente Trump con el uso de la opción milita.

“Se trata, pues, de violaciones manifiestas de la Carta de las Naciones Unidas, repudiadas por nuestro Movimiento, conforme a su posición de principios, la cual fuera recientemente plasmada en la Declaración Política de Nueva York, adoptada unánimemente por nuestro Movimiento en septiembre de 2017, y en la cual se rechazaron sin cortapisas las medidas coercitivas unilaterales y se reconocieron sus efectos perniciosos, inclusive sobre los derechos humanos de los pueblos sujetos a éstas”, manifestó.

Arreaza alzó su voz en la defensa de los altos fines del interés nacional y de la posibilidad de alcanzar un mundo, en el que prevalezca la armonía e igualdad, y asimismo abogó por el diálogo político como única alternativa para dirimir cualquier diferencia, entre los venezolanos, sin intervención extranjera.

“Es por ello que reafirmamos, particularmente en este año 2018 cuando conmemoramos el centenario del natalicio de Nelson Mandela, la absoluta convicción de avanzar mancomunadamente con los actores políticos, económicos y sociales de Venezuela en la resolución pacífica de nuestros problemas, en el marco de la Constitución y nuestras leyes nacionales”.