El presidente de la República, Nicolás Maduro, rechazó ayer viernes la persecución judicial y política contra el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, quien fue condenado a más de 12 años de prisión por presunto soborno.

“Yo quiero fijar posición pública y expresar la consternación y el dolor de todo el pueblo de Venezuela por la persecución que se ha detectado contra el expresidente de Brasil, Luis Inácio Lula Da Silva. Es una canallada lo que se esta haciendo contra el expresidente Lula Da Sila”, aseveró desde Vargas, donde presidió la reinauguración del área pediátrica del Hospital Rafael Medina Jiménez.

El mandatario señaló que el líder brasileño es “un hombre honesto que viene de las fabricas, que ha sido símbolo mundial de superación”, y que es reconocido como “un líder democrático, moral, un hombre comprometido con el pueblo”.

Aunque no existen pruebas comprobadas, Lula enfrenta una condena de 12 años y un mes de prisión por presunto soborno, luego que el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) supuestamente recibiera un apartamento como medio de pago por parte de la Constructora OAS.

Su detención fue ordenada luego de que el Supremo Tribunal Federal negara el pasado miércoles la solicitud de “habeas corpus”.

“Lo que esta ocurriendo en Brasil es un golpe de Estado. Derrocaron primero a la presidenta constitucional Dilma Rousseft con un golpe parlamentario y ahora quieren meter a Lula Da Silva en al cárcel porque va encabezado las encuestas, y si Lula es candidato seguro el pueblo de Brasil lo haría nuevamente Presidente”, aseveró.

También destacó el trabajo que hizo Lula como presidente de Brasil en ayudar a los sectores empobrecidos con políticas en materia de salud, vivienda, entre otras.

Por ello, denunció, las “élites oligárquicas de Brasil neofascista han desatado una criminal persecución contra Lula Da Silva”, por lo que ratificó que el gobierno de Venezuela expresa su consternación y solidaridad ante la arremetida política.