El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo en un comunicado el miércoles que la situación en torno a Siria corre el riesgo de perder el control y pidió no escatimar esfuerzos para evitarla.

«Ayer, expresé mi indignación por los informes sobre el uso continuado de armas químicas en la República Árabe Siria. También he seguido de cerca los acontecimientos en el Consejo de Seguridad y lamento que el Consejo no haya podido llegar hasta el momento a un acuerdo sobre esta cuestión»,-dijo.

«Hoy, llamé a los embajadores de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad para reiterar mi profunda preocupación por los riesgos del callejón sin salida actual y subrayé la necesidad de evitar que la situación se descontrole», subrayó. «No olvidemos que, en última instancia, nuestros esfuerzos deben ser para poner fin al terrible sufrimiento del pueblo sirio».

Algunas organizaciones no gubernamentales, como los «Cascos Blancos», afirman que se utilizaron armas químicas en Douma, Ghouta oriental, el 7 de abril. Según la declaración cargada en el sitio web de la organización el 8 de abril, se lanzaron bombas de cloro en la ciudad para matar a docenas y envenenar a otros civiles locales que tuvieron que ser llevados al hospital.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia descartó eso como noticias falsas. El Ministerio de Defensa de Rusia declaró que los «Cascos Blancos» era una fuente poco confiable, notoria por difundir falsedades. El centro ruso para la reconciliación de las partes en conflicto el 9 de abril examinó a Douma para no encontrar rastros de armas químicas. Anteriormente, varias agencias oficiales rusas advirtieron en repetidas ocasiones que se estaban realizando preparativos en diferentes partes de Siria para provocar y simular ataques químicos que serían atribuidos a las fuerzas gubernamentales.

Fuente