Unas 315.000 personas salieron a la calle en Barcelona para solicitar la liberación de los políticos independentistas que se encuentran encarcelados de forma preventiva, según datos ofrecidos por la Guardia Urbana de la capital catalana.

«Una vez más, una gran demostración cívica y democrática», escribió en su cuenta de Twitter el expresidente del Gobierno catalán y líder independentista Carles Puigdemont, que incidió en que «Cataluña está reclamando libertad» para «vivir en paz, libres y sin miedo».

​La concentración fue convocada por el Espacio Democracia y Convivencia, que engloba a varias de las más importantes entidades sociales y sindicales de Cataluña.

Entre ellas destacan la Asamblea Nacional Catalana (ANC) u Òmnium Cultural—cuyos líderes durante fueron los primeros encarcelados—y organizaciones sindicales como la Unión General de Trabajadores (UGT) o Comisiones obreras (CCOO).

En el ámbito político, la multitudinaria manifestación contó con presencia de los tres principales partidos independentistas (el Partido Demócrata Europeo Catalán, Esquerra Republicana de Cataluña y la Candidatura de Unidad Popular) además de representación de Cataluña en Común, partido que se presenta a las elecciones junto a Podemos.

«Cuando somos transversales, cuando somos plurales y nos unimos en la defensa de los derechos y la democracia, somos imparables», destacó Roger Torrent, presidente del Parlamento de Cataluña.

El manifiesto de la plataforma convocante, leído al final de la marcha, incidió en la necesidad de una «defensa unitaria de las instituciones catalanas y el derecho de los catalanes a decidir su futuro».

Además, pidieron la «libertad de todos los políticos y líderes encarcelados, así como el retorno de los exiliados» porque «los problemas políticos se deben solucionar en la esfera política y por la vía del diálogo y la negociación».

Etiquetas: ; ; ;