Los ataques con misiles contra Siria llevados a cabo por los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia fueron un paso político que no pretendía aumentar las tensiones, según comentaron expertos chinos al periódico Global Times.

«Al igual que en el 2013, los ‘ataques químicos’ siempre ocurrieron cuando el gobierno sirio hizo avances en la guerra, lo que significa que el gobierno no necesita usar armas químicas en absoluto, y el video proporcionado por Occidente es evidencia cuestionable, por lo que parece que Occidente creó una excusa para intervenir en la guerra siria», dijo Hua Liming, un experto en Medio Oriente y ex embajador chino en Irán, según citó el diario.

Según él, el reciente ataque a Siria no fue más que una demostración de poder. «Ninguna base militar rusa o iraní se ha visto afectada hasta ahora, y la ventaja estratégica del gobierno sirio no se verá afectada demasiado por este tipo de ataque con misiles, por lo que aún mantendrá su ventaja en la guerra civil», señaló Hua Liming.

«Los objetivos se han seleccionado cuidadosamente, y los ataques serán limitados. Muestran que Estados Unidos y sus aliados no iniciarán una guerra a gran escala contra Rusia, y que no están tratando de destruir al gobierno sirio», dijo Gu Zhenglong, investigador principal en el Centro de Estudios de Asuntos Mundiales Xinhua.

Fuente