El ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, discutió con su homólogo uruguayo, José Mujica, cómo la globalización puede ser menos dañina y beneficiar más a la humanidad en general que a las empresas ricas.

Mujica fue presidente de Uruguay entre 2010 y 2015, ganando el apodo de «el presidente más pobre del mundo» por su insistencia en vivir en la granja de su esposa y conducir un viejo Volkswagen Beetle, su única propiedad importante cuando asumió el cargo, para ir al trabajo. En su juventud fue campeón de los pobres, guerrillero y luego prisionero de una junta militar, pasó 13 años en condiciones pésimas.

Los dos ex jefes de estado latinoamericanos se reunieron para el último episodio de ‘Conversaciones con Correa’ para discutir cómo la globalización inevitable puede convertirse en un beneficio para la humanidad en lugar de una amenaza para su existencia, y cómo la desigualdad económica está conectada con muchas injusticias en el mundo.

La globalización actual está impulsada por los intereses de los beneficios y la eficiencia económica, dijo Correa. Pero eso no es un hecho, él cree.

Tenemos que asumir una posición estratégica en el contexto de la globalización: una globalización que crearía una comunidad global, no un mercado global; una globalización que produciría ciudadanos globales, no consumidores globales.

Una de las injusticias de la globalización actual es que aboga por la libertad de movimiento de bienes o capitales, pero restringe la libertad de movimiento para las personas, cuando se trata de quienes viven en los países más pobres, dijo.

La reacción de Europa ante la afluencia de refugiados desde el norte de África y Medio Oriente en 2015 es característica de esto, coincidió Mujica. «Esta es quizás la peor de las cosas que suceden a nivel mundial hoy en día. Discriminación por parte de Europa, su falta de voluntad para recibir inmigrantes «, dijo. Uruguay durante su mandato acordó aceptar 40,000 refugiados a pesar de ser un país pequeño y relativamente pobre, comentó.

Las naciones europeas no solo reprimieron a África durante su pasado colonial, sino que también usaron su fuerza económica hoy para minar la capacidad de África de participar en la globalización, por ejemplo, haciendo que su agricultura no sea competitiva, dijo Mujica.

Me pongo los pelos de punta cuando escucho que Alemania exporta el 40 por ciento de su trigo a África. Hay una diferencia, sin embargo. El gobierno alemán subsidia a sus agricultores para producir trigo. De lo contrario, no podrían producir trigo a un costo competitivo. Los agricultores alemanes reciben subsidios. Y luego dan préstamos a países africanos para que compren su trigo. De esta manera, socavan a los agricultores africanos que cultivan sorgo y otros cultivos. La política de hoy se trata de tales contradicciones.

La situación en la que los países pobres tienen menos que ganar y más que perder de la globalización es otro ejemplo más de cómo la desigualdad económica causa sufrimiento y, a veces incluso impide que las personas admitan que existe un problema en primer lugar.

«Sabes, creo que la billetera de un hombre es su órgano más sensible», dijo Mujica, describiendo este fenómeno. «Afortunadamente, hay excepciones. Pero esto es verdad con muchas personas. Y los derechos humanos pasan por el filtro de este órgano de una forma u otra «.

Esa ceguera, cuando se aplica al mundo en general, es una amenaza real para la existencia de la humanidad, cree él, porque es lo que hace que las personas ignoren el daño causado al medio ambiente por el capitalismo irrestricto.

«Hace treinta años, los científicos de Kioto predijeron que los eventos extremos ocurrirían cada vez más a menudo y se volverían cada vez más intensos. Y nos dijeron lo que hay que hacer. Pero esta religión del mercado nos impide cumplir con estas normas.

«Todas las decisiones políticas son impotentes ante el mercado omnipotente. Dado que las nuevas medidas pueden reducir las ganancias, lo que vemos ahora es gente como el actual presidente de los Estados Unidos, que ni siquiera quiere reconocer el cambio climático y otras amenazas «, dijo.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;