Japón espera que la próxima cumbre entre los Estados Unidos y Corea del Norte allane el camino para la solución de los problemas nucleares y de misiles, así como para la liberación de ciudadanos japoneses, en poder de Pyongyang, dijo el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

«Hemos celebrado conversaciones tensas con el presidente Trump sobre Corea del Norte. Se está planeando una reunión de alto nivel entre el Norte y el Sur, luego la cumbre de Estados Unidos y Corea del Norte. Espero que la cumbre de Estados Unidos con Corea del Norte sea histórica y lo haga allanar el camino para la solución de los problemas de las armas nucleares, las armas de destrucción masiva, varios misiles balísticos y el problema más importante: los ciudadanos japoneses detenidos», dijo Abe a última hora del miércoles en la conferencia de prensa conjunta con el líder estadounidense.

El primer ministro japonés agregó que Tokio, Washington y Seúl cooperarán conjuntamente en la solución de los problemas antes mencionados.

Abe se encuentra actualmente en su visita a los Estados Unidos, durante la cual se reunió con el presidente estadounidense Donald Trump para discutir los preparativos para la próxima cumbre entre el líder estadounidense y su homólogo norcoreano, Kim Jong-un, así como asuntos de interés mutuo.

A pesar de años de tensiones, la situación en la península de Corea ha mejorado significativamente en los últimos meses. En su discurso de Año Nuevo, Kim expresó su disposición a reanudar las conversaciones con Seúl.

Del 5 al 6 de marzo, la delegación de alto rango de Corea del Sur visitó Corea del Norte. Tras el regreso de la delegación, la oficina presidencial de Corea del Sur anunció que Seúl y Pyongyang habían llegado a un acuerdo histórico sobre la celebración de la tercera cumbre de los líderes de los países.

La reunión entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y Kim está programada para el 27 de abril, y será seguida por la reunión de Trump con Kim, que se espera tenga lugar a fines de mayo o junio.

Fuente