El representante permanente de Rusia ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Alexander Lukashevich, pidió el martes a la organización que reaccione ante la detención del activista de derechos humanos, Alexander Gaponenko en Letonia.

Gaponenko, que aboga por la preservación de la educación secundaria rusa en Letonia, fue detenido en el país el viernes. Según las agencias de la ley de Letonia, la detención de Gaponenko se llevó a cabo como parte de una causa penal abierta contra él el 4 de abril en relación con las actividades contra la independencia del Estado.

«Instamos a @osce_odihr [Oficina de la OSCE para las Instituciones Democráticas y Derechos Humanos], @OSCE_RFoM [Oficina del Representante de la OSCE para la Libertad de los Medios] y @oscehcnm [Oficina del Alto Comisionado de la OSCE para las Minorías Nacionales] a reaccionar ante la violencia policial contra un defensor de las escuelas rusas de #Latvia (Letonia), Alexander #Gaponenko y su detención», dijo Lukashevich en un tweet de la Misión rusa ante la OSCE.

Lukashevich también ha condenado firmemente la detención de Gaponenko, expresando su esperanza de que Riga no desate una «caza de brujas» contra quienes se oponen a su política hacia las minorías nacionales.

En enero, Letonia adoptó enmiendas a su ley de educación que estipula una transición gradual a la enseñanza en letón para las escuelas de minorías étnicas. La transición se llevará a cabo durante tres años a partir del 1 de septiembre del 2019.

El único idioma oficial en Letonia es el letón, mientras que todos los demás idiomas, incluido el ruso, tienen el estatus de idiomas extranjeros. Los residentes de habla rusa han protestado repetidamente contra el plan del gobierno de obligar a las escuelas de minorías étnicas a cambiar al idioma letón.

Fuente