La detención de la residente de Crimea Yelena Odnovol, activista de la Organización Pública de Rusia Voluntarios de la Victoria, muestra que cruzar la frontera de Ucrania es inseguro, dijo la legisladora rusa Natalya Poklonskaya.

«¿Cuál es el propósito de propaganda de Kiev para todo esto? ¿Tal vez para alimentar la histeria antirrusa e informar sobre ello a sus amos occidentales con la esperanza de que les arroje otro hueso financiero?»,-dijo Poklonskaya, ex fiscal de Crimea, en su página de VKontakte. «O, tal vez, demostrarle al mundo entero que cruzar la frontera ucraniana es una tarea muy, muy insegura para cualquier persona que el actual gobierno ucraniano pueda considerar como un objeto útil para la negociación o una herramienta para alcanzar sus objetivos políticos».

También cuestionó a las organizaciones europeas de derechos humanos por qué estaban haciendo la vista gorda ante el gobierno ucraniano, que piensa que tomar a la gente como rehén es admisible.

Odnovol fue detenida por las autoridades ucranianas en el puesto de control de Chongar el lunes pasado y luego fue acusada de alta traición. El fiscal general ucraniano Yuri Lutsenko dijo que la mujer es sospechosa de «actividades subversivas» y de dañar la soberanía e integridad territorial de Ucrania, porque organizó y participó en la recolección de firmas de votantes en apoyo de la nominación presidencial de Vladimir Putin en Crimea.

Más tarde, los fiscales ucranianos anunciaron que ingresó al país con el pasaporte ucraniano, emitido en el 2017. La embajada rusa en Ucrania dijo que no había sido notificada de la detención. El líder de Crimea Sergei Aksyonov recomendó a los residentes de la república evitar visitar Ucrania.

El 25 de marzo, el Servicio de Fronteras del Estado de Ucrania detuvo al buque de pesca Nord con una tripulación de diez ciudadanos rusos en el Mar de Azov. El capitán del buque, Vladimir Gorbenko, fue acusado en virtud del artículo del Código Penal de Ucrania de «violar las normas de entrada y salida del territorio ocupado de Ucrania» y puede enfrentar hasta cinco años de prisión si es encontrado culpable, mientras que el barco puede ser confiscado. Más tarde fue liberado bajo fianza y aún permanece en Ucrania. Otros miembros de la tripulación fueron condenados a multas, pero algunos de ellos no pudieron salir del país.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;