Venezuela busca ayuda de Rusia, China y otros países para satisfacer sus necesidades económicas luego de que Estados Unidos impusiera sanciones a las transacciones sobre la nueva moneda del país, dijo el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, durante una conferencia de prensa.

En marzo, el presidente de los EE.UU., Donald Trump, firmó una orden ejecutiva para evitar que ciudadanos y entidades estadounidenses bajo jurisdicción estadounidense usen la nueva moneda digital venezolana el Petro.

«Estamos tratando de encontrar caminos con nuestros aliados y hermanos de Rusia, de China, de Turquía, de la India, que son grandes potencias económicas», dijo Arreaza el miércoles. «Estamos tratando de encontrar otras formas alternativas de responder a los venezolanos y sus necesidades fundamentales y básicas».

Arreaza dijo que los bancos internacionales temen las medidas y sanciones coercitivas unilaterales y que no quieren trabajar con Venezuela mientras sus transacciones sean rechazadas por el sistema financiero.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, creó la moneda digital con el beneficio de no depender del sistema monetario internacional.

La difícil situación económica en Venezuela ha llevado a una inflación acelerada y el tipo de cambio del Bolívar venezolano colapsó en el mercado negro.

Cabe agregar, que en los últimos días el gobierno del país sudamericano ha estado llevando la operación «Manos de Papel» dirigida contra quienes perjudican en forma deliberada a la moneda nacional.

A fines de marzo, Maduro anunció que la denominación del Bolívar estaba fijada para el 4 de junio.

Etiquetas: ; ; ; ; ;