La VI Conferencia Internacional de Donantes para Siria concluyó con un llamado a la comunidad internacional a restablecer la paz y colaborar en la reconstrucción del país árabe. Se prevé la recaudación de tres mil millones de euros, un financiamiento que los países occidentales y europeos condicionan al establecimiento de un proceso político que viola la soberanía de la nación árabe según el pueblo sirio. Cientos de sirios denunciaron ante la sede de la ONU en Damasco, que esas naciones que presumen de recaudar fondos para reconstruir y ayudar a Siria son los responsables de la situación humanitaria y la destrucción del país.