Las Fuerzas Aéreas de Rusia han probado el primer sistema automatizado de control de defensa aérea del país con elementos de inteligencia artificial, informó Izvestiya, citando fuentes del Ministerio de Defensa en Moscú.

Con el nuevo sistema establecido, las fuerzas de defensa antiaérea rusas podrán responder a todos los cambios situacionales en tiempo real, pasando por alto la etapa de análisis en los puestos de comando.

Actualmente, cada instalación antiaérea de misiles y radares tiene su propio control, que es absolutamente vital dada la alta velocidad de los aviones modernos y la alta densidad de ataques aéreos.

El sistema de defensa aérea automatizado reducirá el tiempo de toma de decisiones y facilitará la distribución de objetivos entre las baterías de defensa aérea.
Una combinación de todos los sistemas de defensa aérea existentes y el uso de las fortalezas de cada uno creará múltiples líneas de defensa.

Por ejemplo, el sistema de defensa aérea S-400 Triumf, efectivo contra objetivos a gran altitud, podría utilizarse en sincronía con el sistema de misiles Pantsir-S, que es ideal en situaciones de combate cuerpo a cuerpo.

Esto garantizaría la destrucción efectiva de aeronaves, misiles de crucero y balísticos, pequeños drones y protección efectiva contra el fuego por múltiples lanzacohetes.