El primer ministro israelí anunció el 30 de abril, en medio de acaloradas discusiones sobre los planes de Estados Unidos para retirarse del acuerdo con Irán, que Tel Aviv habría obtenido documentos que prueban que Teherán mintió sobre su programa nuclear.

El primer ministro Benjamin Netanyahu ha pedido al gobierno israelí que se abstenga de comentar sobre los documentos relacionados con el programa nuclear de Irán, informa el medio de comunicación Haaretz. El 1 de mayo, Netanyahu dijo que las delegaciones del Reino Unido, Francia y Alemania habían sido invitadas al país para estudiar los documentos.

Netanyahu anunció el 30 de abril que Israel había obtenido 55,000 páginas de documentos y que al igual que muchos archivos almacenados en 183 CDs supuestamente contenían evidencia de que Irán había mentido a la AIEA, diciendo que nunca tuvo un programa de armas nucleares. Según el Primer Ministro israelí, Irán no solo tenía un programa de ese tipo, sino que incluso conservaba los logros alcanzados antes de 2003 para seguir trabajando en él en el futuro.

Irán criticó la supuesta revelación como una acción provocadora de Israel y prometió una respuesta «sorprendente». El canciller iraní, Javad Zarif, expresó su opinión de que el momento de la «revelación» estaba vinculado con el próximo plazo de Trump para una decisión sobre el acuerdo con Irán el 12 de mayo.

Fuente