La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que se ocupa de los crímenes cometidos con ocasión del conflicto armado colombiano, concedió la libertad a cinco exmilitares procesados por ejecuciones extrajudiciales, conocidas como “falsos positivos”.

En esos escándalos, los militares presentaban a civiles como guerrilleros abatidos para lograr dádivas y permisos de sus superiores.

La decisión beneficia, según un comunicado de la JEP, al sargento viceprimero Gustavo Montaña Montaña, exmiembro del grupo antisecuestro del Ejército en el Casanare, y a los soldados Jorge Enrique Dorado Triviño, José Rafael Campo, William Enrique Tejada Ferrer y Daimer Centeno Cárdenas, que hicieron parte del Batallón La Popa, de Valledupar (norte).

Las decisiones tienen que ver con expedientes que habían sido remitidos a la JEP por la Corte Suprema de Justicia, pese a ser estos crímenes no ligados directamente con el conflicto armado entre las FARC y el ejército sino la ejecución de civiles.

Todas esas personas fueron procesadas por la justicia ordinaria por delitos como desaparición forzada, homicidio en persona protegida y homicidio agravado.