Un refugiado, que debía ser deportado por las autoridades en el estado alemán de Baden-Württemberg, desapareció, después de que unos 150 solicitantes de asilo atacaron dos patrullas policiales a las que se ordenó que lo expulsaran, admitió la policía el miércoles.

El incidente tuvo lugar en la ciudad de Ellwangen, entre Nuremberg y Stuttgart, a primera hora de la mañana del lunes.

Cuatro oficiales llegaron a un centro de recepción de migrantes en la ciudad para recoger al hombre de Togo, de 23 años, dijeron las autoridades.

El grupo de refugiados comenzó a atacar los vehículos de patrulla y agredió a los oficiales.

Luego, los migrantes enviaron a un agente de seguridad de la casa de refugiados para actuar como intermediario y le dieron un ultimátum a la policía: quitarle las esposas al hombre de Togo en dos minutos, de lo contrario, asaltarían la puerta de entrada de la vivienda.

Fuente