La embajada rusa en los Estados Unidos expresó su indignación por el hecho de que la administración estadounidense ignore los trágicos acontecimientos ocurridos en Odessa, Ucrania el 2 de mayo del 2014 y la renuencia de Kiev a realizar una investigación sobre ellos, dijo la embajada en un comunicado.

«Estamos indignados por la aprobación tácita de la administración estadounidense de los sucesos de Odessa y la congelación real de la investigación de Kiev. Esto se confirma por el hecho de que en el reciente Informe de Derechos Humanos del Departamento de Estado no hubo información sobre la condena de la tragedia de Odessa y numerosos crímenes similares en Ucrania», dice la declaración.

Según la embajada rusa, «una situación así no puede percibirse más que la evidencia de la falta de voluntad de Washington de examinar imparcialmente la situación de los derechos humanos en Ucrania y, utilizando su influencia sobre las autoridades de Kiev, obligarlos a rectificarla. Estamos muy preocupados por el hecho de que Estados Unidos, al proclamarse casi un «indicador» de intolerancia a las violaciones de los derechos humanos, hipócritamente se hace de la vista gorda ante los escandalosos casos de arbitrariedad por los radicales nacionalistas ucranianos», señaló la misión diplomática.

La embajada rusa también destacó que «la inacción de las autoridades de Kiev en la investigación de esta tragedia solo contribuye al crecimiento del extremismo en Ucrania. La impunidad les da a los nacionalistas un sentido de permisividad. Sus excesos no se detienen. Hay más y más casos de vandalización de monumentos históricos, que están dedicados a la lucha heroica de los ucranianos y todo el pueblo soviético contra el fascismo».

Tragedia del 2 de mayo de Odessa
La ciudad portuaria de Odessa, en el Mar Negro, sufrió disturbios el 2 de mayo del 2014, durante los cuales los extremistas del Sector Derecho (organización prohibida en Rusia) y aficionados al fútbol de Kiev incendiaron la Casa de Sindicatos. Un campamento de campaña donde los activistas anti-Maidan estaban recogiendo firmas para un referéndum sobre la federalización de Ucrania y para el status de idioma estatal para el ruso fue incendiado. Los activistas buscaron refugio en el edificio. Sin embargo, los atacantes no permitieron que nadie abandonara el edificio ardiente de la Casa de los Sindicatos. Alrededor de 48 personas murieron y casi 250 resultaron heridas en los enfrentamientos y en el incendio en la Casa de los Sindicatos. Las autoridades etiquetaron a 22 personas como instigadores, arrestando únicamente a partidarios anti-Maidan.

Fuente