Serbia responderá a los intentos de reescribir la historia y justificar las acciones de los cómplices nazis mediante una lista de 20,000 nombres de las víctimas de «Yasenovitsa» y otros campos de concentración en el territorio de Croacia, dijo el ministro de Asuntos Exteriores serbio Ivica Dacic en una entrevista con el periódico Vechernie Novosti.

Según él, Croacia debería al menos guardar silencio por respeto a las víctimas, y no formar una comisión para volver a contar a las víctimas, como sugirió recientemente la presidenta Kolinda Grabar Kitarovic.

Recientemente, las relaciones políticas entre Serbia y Croacia han empeorado, y uno de los obstáculos es la evaluación de los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial. En particular, Croacia intentó bloquear la exposición fotográfica de la ONU dedicada a Yasenovitsa.

Fuente