El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se ha unido a la decisión del presidente fugado del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela de declarar la inhabilitación de Nicolás Maduro a la Presidencia del país caribeño.

“Reconocemos la inhabilitación y suspensión de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela decidida por el TSJ”, escribió el jueves Almagro en su cuenta en Twitter.

El número uno de la OEA, conocido por su hostilidad contra el Gobierno venezolano, hizo estas declaraciones luego de que el presidente fugitivo del máximo órgano judicial de Venezuela, Miguel Ángel Martín, anunciara el jueves en un vídeo la suspensión e inhabilitación de Maduro de sus cargos por presuntos “casos de corrupción”.

“El TSJ declara expresamente la suspensión de Nicolás Maduro como presidente de la República y su inhabilitación para el ejercicio de cualquier cargo de función pública”, señaló el exmagistrado venezolano tras estudiar las denuncias que recibió contra el mandatario por parte de la fugitiva ex fiscal general venezolana, Luisa Ortega Cano.

Ortega presentó unos documentos en agosto de 2017 para demostrar que la campaña de Maduro en 2013 fue financiada con dinero de la constructora brasileña Odebrecht, y pidió que fuera juzgado por delitos de “corrupción propia y legitimación de capitales”.

Entre tanto, Almagro, un duro crítico de Maduro desde que tomó las riendas de la OEA en 2015, apoya abiertamente a la oposición venezolana. El pasado 25 de septiembre, publicó su cuarto informe sobre Venezuela, en el que instó a la comunidad internacional a aplicar sanciones cada vez más severas contra el presidente Maduro.

El TSJ en el exilio está conformado por magistrados elegidos por la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, surgida de las elecciones de 2015 y que no reconoce la legitimidad de los 33 magistrados en ejercicio de esta alta corte por supuestas irregularidades en su proceso de elección en diciembre de ese mismo año.

Fuente