Una delegación turca que visita Damasco en una misión económica y política dice que respetar la soberanía de Siria es una precondición principal para terminar con el conflicto en el país árabe.

En una reunión el jueves con el presidente del parlamento sirio Hammoudeh Sabbagh, la delegación que representa a la Unión de Gobiernos Locales de Eurasia de Turquía reiteró que los sirios tienen el derecho de determinar su propio destino y que ningún tercero tiene derecho a interferir, presionar o tratar de influir en la voluntad de el pueblo sirio

La agencia oficial SANA de Siria citó al jefe de la delegación, Hasan Cengiz, diciendo en la reunión que la guerra contra Siria, que ya lleva ocho años, surgió como parte de un proyecto más amplio para dividir la región del Medio Oriente.

Cengiz agregó que la única forma de salir del conflicto sería que otros fuera de Siria respeten la soberanía del país y el derecho de su pueblo a determinar su futuro.

Las declaraciones son las primeras de su tipo para un alto político turco desde que comenzó la guerra en Siria en 2011. Turquía ha sido uno de los principales países que apoyan a la oposición en Siria, especialmente los que abiertamente luchan por derrocar al gobierno mediante el enfrentamiento armado.

Turquía incluso tiene botas en el suelo en el norte de Siria donde combate a los militantes kurdos. Ankara considera que el grupo militante conocido como YPG es una extensión del PKK, que Turquía ha designado como una organización terrorista.

Las autoridades sirias han criticado en repetidas ocasiones a Turquía por el lanzamiento de una operación militar a fines de enero para expulsar a los kurdos de la ciudad de Afrin.

Sabbagh, portavoz del parlamento sirio, dijo a la delegación turca visitante que Turquía había cometido una agresión contra Siria al mantener una presencia militar al norte del país, y agregó que la medida representa una violación flagrante de las leyes internacionales.

Sabbagh dijo que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, fue directamente responsable del derramamiento de sangre en Siria, y agregó que Erdogan siempre ha seguido una política agresiva hacia el gobierno de Damasco en los últimos años.

Turquía es cada vez más cautelosa con respecto a los planes de Estados Unidos en Siria, incluidos sus planes de crear un miniestado para los kurdos a lo largo de las fronteras turcas.

Fuente