El presidente Donald Trump dijo a los periodistas el viernes que se ha establecido una fecha y un lugar para su reunión histórica con el líder norcoreano, Kim Jong-un. El presidente dijo que los detalles se anunciarán pronto.
Si bien no se ha revelado ninguna fecha antes del viernes, la Casa Blanca dijo previamente que una reunión entre los dos líderes podría tener lugar a fines de este mes, siempre que Corea del Norte haga ciertas concesiones.

En declaraciones a periodistas antes de abordar Marine One en la Casa Blanca el viernes, Trump dijo que «han sucedido muchas cosas» en las negociaciones para liberar a los estadounidenses que actualmente están cautivos en Corea del Norte, lo que fue un punto de fricción en las negociaciones.

Trump también dijo que retirar tropas estadounidenses de Corea del Sur «no está sobre la mesa». Unos 28,000 soldados estadounidenses están estacionados actualmente en Corea del Sur, y su continua presencia en la península coreana probablemente será discutida durante la reunión de Trump / Kim, según al Secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis.

La «Casa de la Paz», ubicada
En el período previo a la reunión, Kim ha dicho que tiene la intención de seguir adelante con el abandono de su programa de armas nucleares. En declaraciones al Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, esta semana, Kim dijo: «La desnuclearización de la península de Corea es la posición firme del lado norcoreano».

Kim Jong Un y el presidente surcoreano Moon Jae-In se reunieron a fines del mes pasado y se comprometieron a poner fin a la Guerra de Corea, actualmente en estado de alto el fuego desde 1953. La cumbre bilateral fue la primera reunión entre líderes de los dos países en más de un década, y la primera vez que un líder norcoreano cruzó la frontera fuertemente militarizada hacia territorio surcoreano desde el armisticio de 1953.

Los dos líderes se comprometieron a aliviar la tensión militar, convertir la frontera fortificada en una «zona de paz» y entablar conversaciones multilaterales con otros estados como Estados Unidos y China. «No habrá más guerra en la península de Corea y se habrá abierto una nueva era de paz», decía la declaración conjunta de los líderes.

Luego de la declaración de paz, las tropas surcoreanas comenzaron a desmantelar los altavoces usados ​​para enviar mensajes de propaganda y música Kpop a través de la Zona Desmilitarizada (DMZ) y hacia Corea del Norte. Kim prometió cerrar el sitio de prueba nuclear de su país, y ambos líderes anunciaron que estandarizarían los husos horarios de sus países este mes.

Fuente