Francia se ha visto envuelta en protestas cuando los estudiantes, al oponerse a la regionalización de los servicios educativos, se han unido a los trabajadores ferroviarios, protestando contra las reformas del presidente francés Emmanuel Macron en el campo.

Una de las universidades más prestigiosas de Francia, L’Ecole Normale Supérieure, se vio obligada a cerrar cuando los estudiantes organizaron una ocupación en el campus, en protesta por los planes de Macron de aumentar la competitividad de la educación superior. En la actualidad, cualquier graduado escolar tiene garantizado un lugar en una universidad pública, pero el presidente del gobierno actual está reflexionando sobre la introducción de un enfoque más selectivo para abordar la sobrepoblación y para hacer frente a las altas tasas de deserción.

Según los manifestantes, el plan del gobierno para cambiar los criterios constituye un ataque contra la tradición igualitaria de la Quinta República de ofrecer una educación superior para todos.

«La educación superior debe ser accesible para todos y el gobierno que dice que hay una falta de medios es hipócrita», dijo Louis Boyard, presidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Escuelas Secundarias.

Los estudiantes se han solidarizado con los trabajadores del ferrocarril que protestan por la reforma de Macron para hacer que el sector ferroviario, actualmente monopolizado por la SNCF, sea más competitivo, durante un mes. Se espera que las huelgas ferroviarias duren hasta fines de junio, a menos que el gobierno y los sindicatos lleguen a un consenso.

«Él [Macron] anunció que no dejará ir nada. Hoy le estamos anunciando que los ferroviarios, ellos también, no se desharán de nada «, dijo Laurent Brun, secretario general del sindicato CGT Cheminots.

Más de 30,000 personas participaron en las manifestaciones anuales del Primero de Mayo en París, que inesperadamente se tornaron violentas después de que unas 1,200 personas enmascaradas con trajes negros comenzaron a destrozar las ventanas de los restaurantes y prendieron fuego a los vehículos de la construcción.

Los enfrentamientos dejaron varios manifestantes heridos, mientras que más de 280 personas fueron detenidas; según los informes de los medios, muchos de los vándalos pertenecían a grupos anarquistas. La policía y el gobierno fueron fuertemente criticados por su incapacidad para evitar la violencia durante las manifestaciones tradicionales.

Muchos dibujan paralelismos entre los mítines de hoy y las manifestaciones de mayo de 1968, que llevaron a Francia a un punto muerto, cuando los estudiantes comenzaron a protestar por las reformas al sistema universitario, con huelgas que involucraron a unos 11 millones de trabajadores que se extendieron posteriormente a las fábricas.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ; ;